Matan a tres personas vinculadas al consulado de EU en Juárez; indigna a Obama violencia en México

domingo, 14 de marzo de 2010

WASHINGTON, 14 de marzo (apro).- El presidente Barack Obama condenó los asesinatos ocurridos este sábado en Ciudad Juárez, de tres personas vinculadas al Consulado General estadunidense en esa ciudad fronteriza, y se declaró indignado por la tragedia que es el resultado de la violencia que priva en casi todo el territorio mexicano.

“El presidente siente muchísimo y está indignado ante las noticias de los brutales asesinatos de tres personas vinculadas al Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez, incluidos una empleada estadunidense, su esposo, también ciudadano estadunidense, y el esposo de una empleada de ciudadanía mexicana”, señaló este domingo por medio de un comunicado de prensa Mike Hammer, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

La indignación y condena de Obama por el asesinato de los estadunidenses en una de las entidades más violentas de México, provocó una reacción inmediata del gobierno de Felipe Calderón, el que canalizando las posibles repercusiones del incidente prometió a Washington que hará todo lo posible por encontrar y castigar a los responsables lo antes posible.

“Sobre la base de nuestra sólida cooperación bilateral, las agencias de la ley mexicana trabajarán cercanamente con sus contrapartes de Estados Unidos para buscar y atrapar a aquellos responsables de estos asesinatos, y con ello aplicar la justicia”, proclama la reacción por escrito que emitió la embajada de México en la capital estadunidense.

A diferencia de lo que ocurre dentro del gobierno de Calderón cuando se trata del constante asesinato de ciudadanos mexicanos en Ciudad Juárez, o en cualquier otro punto del país donde priva la violencia criminal y la relacionada al trasiego de las drogas, la representación diplomática mexicana en Estados Unidos condenó instantáneamente el asesinato de las tres personas vinculadas al Consulado General en la ciudad fronteriza.

“La embajada condena este acto abominable”, subraya el comunicado de la embajada de México.

La Casa Blanca apuntó que Obama además de ofrecer sus condolencias a los familiares de las víctimas del incidente del sábado, se comprometió a trabajar “en colaboración con las autoridades mexicanas a trabajar incansablemente para llevar a los asesinos ante la justicia”.

Frente a la innegable situación de violencia que enfrentan los mexicanos como consecuencia en parte de la incontenible demanda de drogas por parte de la sociedad estadunidense, la Casa Blanca matizó un poco su reacción al caso del asesinato de las tres personas vinculadas al Consulado General en Ciudad Juárez.

“El presidente comparte la indignación del pueblo mexicano ante los asesinatos de miles de personas en Ciudad Juárez y en otros lugares de México.

“Continuaremos trabajando con el presidente de México Felipe Calderón y su gobierno para acabar con el poder de las organizaciones del narcotráfico que operan en México y que con demasiada frecuencia atacan y matan a personas inocentes”, remata la declaración por escrito de Hammer.

Ambos gobiernos también se comprometen a seguir cooperando en la lucha frontal contra el crimen organizado, sobre todo para garantizar la estabilidad y seguridad de las comunidades que viven a lo largo y ancho de la frontera común.

Los hechos

Si bien el gobierno federal de Estados Unidos se reservó en todo momento las identidades de las víctimas, información difundida ayer por el sitio electrónico del periódico El Diario de Juárez agrega que se trata de la empleada consular Lesley A. Enríquez y de su esposo Arthur H. Redelf -ambos residentes de El Paso, y asesinados por un comando a la altura de la alcaldía de Juárez, justo en la línea divisoria internacional- y de Jorge Alberto Salcido Ceniceros, de 37 años, esposo de otra funcionaria de la sede consular.

La Procuraduría General de Justicia del Estado también ha mantenido en total reserva la identidad de las tres víctimas así como también los calibres de las armas utilizadas. Desde el sábado, la dependencia sólo informó que la pareja –Enríquez y Redelf- fueron acribillados a las dos de la tarde en la intersección de las calles Francisco Villa y Norzagaray, justo entre los dos puentes internacionales de la zona centro.

El reporte agrega que la pareja viajaba en una camioneta blanca Toyota de reciente modelo con placas de Texas. La información de El Diario agrega que en el vehículo iba también una bebé que fue localizada ilesa por la policía municipal que llegó a la escena del crimen.

“Los testigos narraron que personas armadas seguían a la Toyota desde la calle 5 de Mayo y Malecón y les realizaron varios disparos. El hombre y la mujer resultaron mortalmente heridos y fue a la altura de la avenida Francisco Villa donde el chofer murió y el vehículo invadió el carril contrario para luego estrellarse contra un auto Grand Am color rojo y un Pointer blanco”, dice la edición de hoy domingo de El Diario.

La tercera persona, el espeso de la empleada mexicana, habría fallecido casi de manera simultánea pero en un ataque distinto, registrado en la avenida Insurgentes y Artículo 39, kilómetros al oriente del lugar del doble homicidio. Si bien en Ciudad Juárez han sido asesinadas decenas de personas de ciudadanía estadunidense en los dos últimos años, los del sábado son los primeros ataques contra personal del gobierno federal de ese país.