Mando policiaco de NL pide protección para declarar ante la PGR

viernes, 26 de marzo de 2010

MONTERREY, N.L., 26 de marzo (apro).- El director de la Policía de Santa Catarina, Luis Eduardo Murrieta, solicitó protección a la Secretaría de Marina para declarar ante la Procuraduría General de Justicia del estado sobre el caso del narcomenudista que apareció ejecutado un día después de haber sido detenido, así como por la desaparición de otro presunto delincuente.
    El secretario general de Gobierno, Javier Treviño Cantú, informó que Murrieta pidió resguardo a la Secretaría de la Marina Armada de México por temor a sufrir un atentado contra su vida.
El funcionario dijo que el contralmirante José Luis Vergara Ibarra, director de Comunicación de la Secretaría de Marina (Semar), le notificó que Murrieta rendiría su declaración este mismo martes.
“La información ya oficial que tengo por parte de la Secretaría de la Marina, es que el señor Murrieta está bajo el resguardo de personal de la Secretaría de Marina, y que hoy rendirá la declaración ante la Procuraduría General de Justicia de estado”, explicó el secretario general de Gobierno.
Treviño aclaró que el jefe policíaco recurrió a la Marina de manera voluntaria y por iniciativa propia.
Murrieta es buscado desde el domingo pasado, luego de que ese mismo día participara en la captura y traslado de los narcomenudistas José Humberto Márquez Compeán y Marcelo Adrián Lucio Barajas. Cuando eran trasladados a la Policía Municipal, miembros de la delincuencia organizada intentaron rescatarlos y se desató una balacera.
En la refriega murieron dos policías municipales. También fueron heridos Lucio Barajas y el director de Tránsito, Antonio Marroquín Martínez, así como dos civiles ajenos a los hechos. Se dijo que Murrieta Maya también había sido alcanzado por el fuego de los sicarios, sin embargo esa información no ha sido corroborada hasta ahora.
Luego del incidente, la Marina llegó con un helicóptero y trasladó a los heridos al Hospital Universitario, incluidos los dos narcomenudistas.
El lunes Márquez Compeán apareció muerto y con huellas de tortura en un terreno baldío de San Nicolás. De Lucio Barajas nada se supo, hasta el jueves pasado, cuando se confirmó que estaba ya de regreso en casa de sus familiares.
La muerte del narcomenudista despertó la sospecha de que se trató de una ejecución extrajudicial.
La Semar se deslindó de los hechos. Señaló que únicamente hizo el traslado de los heridos. De parte de las autoridades policíacas de Santa Catarina, no hubo pronunciamiento oficial, pues Murrieta, quien estaba a cargo de los narcomenudistas, había desaparecido.
El miércoles acudieron a declarar Marroquín Martínez y el secretario de Seguridad Pública y Vialidad del municipio, el mayor retirado del Ejército, René Castillo Sánchez, quienes no revelaron detalles de su comparecencia ante la Procuraduría.
Cuando los medios cuestionaban la irregularidad del traslado, el jueves apareció Lucio barajas. Minerva Martínez, presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos confirmó que la madre del presunto narcomenudista le había solicitado apoyo para qyue su hijo se entregara en presencia de testigos, pues temía por su vida.
La Procuraduría estatal confirmó que el joven estaba vivo. Sin embargo, hasta las 18:00 horas de este viernes no había sido presentado aún. Este mismo viernes Murrieta también dio señales de vida.