Recorte neoliberal a la cultura en el DF: Mosches

domingo, 28 de marzo de 2010

Publicaciones de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) recibió este año con una noticia: la reducción de 40% de presupuesto respecto al año pasado. Pese a ello, prevé diversas publicaciones, mantiene un concurso anual y pone cara positiva, a decir de Eduardo Mosches, su responsable.

Formada en 2003 y dirigida por Mosches desde su inicio, el crítico y editor de origen argentino, también desde hace un cuarto de siglo director de la revista literaria independiente Blanco Móvil, comentó:

“El año pasado fue un problema menor, pero ahora es grave, en parte debido a la política reductora de corte neoliberal del gobierno de la ciudad, más la responsabilidad que tiene la Asamblea Legislativa que le da más importancia a otros ámbitos y no al de la educación superior.

“Aquí la cuestión es mantener la estructura, los salarios, 2010 es un año que pinta reducido y complicado, pero aún así esperamos seguir con los proyectos, tanto propios de la universidad como de coediciones con instituciones universitarias y editoriales.”

Con un catálogo de 16 colecciones que representan 140 títulos publicados, informó que desde 2003 a la fecha se han publicado un promedio de 20 a 30 títulos anuales; en 2009 fueron 35, tomando en cuenta algunos títulos que han sido impresos en lo que va del año, y en abril será cuando la UACM inicie con los proyectos propios de 2010.

“Para este año se tiene planeado 20 ediciones. Sí, habrá reducción y, por tanto, un poco de conflicto, pero daremos la batalla para no detener el proceso editorial de la universidad y poder tener textos interesantes.”

Aunque la universidad dio mayor énfasis en un inicio a publicaciones con contenido social y de humanidades como parte de la propia estructura académica de la universidad, según dijo, a lo largo de esos años donde ha sido el responsable del área desde su inicio se han ido ampliando las perspectivas.

Entre los libros editados con el sello de la UACM se encuentran Justificación material, ensayos sobre poesía latinoamericana (2004), de Eduardo Milán; En marcha hacia la concreción (2008), de Enrique González Rojo, El hombre de hierro, los límites sociales y naturales del capital (2008), de Armando Bartra; Para vivir el teatro (2008), de la crítica teatral Esther Seligson, quien falleció en febrero pasado y que recoge sus textos publicados en este semanario.

Las colecciones que maneja Publicaciones, entre otras, son: Ciencias Exactas, Ciencia y Sociedad, Clásicos del Pensamiento Político, Narrativa, Poesía, Reflexiones, Historia de las Ideas y La Ciudad.

“La cuestión es que el énfasis a las ciencias sociales forma parte del proyecto desde que se creó esta área, de tener una formación de estudiantes con una mirada crítica y cuestionadora de su entorno, como parte del conocimiento; además, una parte sustancial de los libros publicados no está dentro del cuerpo académico, lo importante aquí es crear una mirada crítica y social.

“Una de las ventajas es que tenemos talleres de impresión propios y eso facilita el ahorro en producción, pero una parte sustancial de costos es el papel y lo que también buscamos son coediciones como alternativa, la intención es no dejar de publicar libros de interés general y de calidad.”

Explicó que muchas de esas ediciones no tienen que ver con la biblioteca estudiantil, sino con temas clásicos o de interés actual; algunos son producidos para consumo de los estudiantes universitarios, pero no todos con funciones académicas.

En el catálogo de la UACM se encuentran trabajos de coedición con el Fondo de Cultura Económica, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la UNAM, la UAM, el INAH y la Secretaría de Cultura del DF, así como casas privadas como ERA, Itaca, y Plaza y Valdés.

“No buscamos el proceso de venta como tal, sino la recuperación de los costos en ese sentido, más que nada la difusión de los mismos y es lo que estamos realizando con constancia al elegir los trabajos.”

La UACM participa en diferentes actividades a lo largo del año, como la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, y recientemente en la Feria del Libro de Minería, en la que se presentaron cuatro publicaciones: Paradojas del miedo, de Francisco Pamplona; La realización de la metáfora, de Vivian Romeu; De todos lados las voces, de Chistian Peña; y Los danzantes del tiempo. Antología poética, de Kamau Brathwait.

Mosches cuestionó como parte del problema de lectura en el país “una mirada bestseleriana y de negativa a los textos universitarios, pues es evidente que se necesita un proyecto de difusión específico para descomponer el concepto de que los textos universitarios son aburridos”. Al repasar el ámbito de lo publicado por la UACM, UNAM, UAM o Universidad Veracruzana “se pueden ver textos sumamente interesantes, como por ejemplo el fondo editorial de esta última, muy importante en ciencias sociales y creación literaria”.

Entre los libros que se publicarán este año se encuentran: El EZLN y sus intérpretes, de Anne Huffschmid; Lugar donde el campo se abandona, un ensayo de Eduardo Milán; Contar las noches, de Vicente Alfonso; Cazadores de monstruos esperanzados, de Álvaro Chaos; y De los pobres será el reino de las calles, de Martín Cinzano.

Desde hace cuatro años, la casa de estudios mantiene un concurso anual de crónica urbana (Acercamiento a la ciencia), y dos más dirigido a jóvenes escritores: uno, Poesía, y otro, Narrativa, con dos vertientes: cuento y novela.

En abril se abre la convocatoria para el concurso, que cierra en noviembre (www.uacm.edu.mx); los ganadores obtienen 30 mil pesos y la publicación de 500 ejemplares. l

Comentarios