Excluyen a ejidatarios de programas crediticios

lunes, 29 de marzo de 2010

MEXICO, D.F., 29 de marzo (apro).- Juan Leyva Mendívil, secretario general de la Alianza Campesina del Noroeste (ALCANO), denunció que ejidatarios de distintas regiones del país son excluidos de los programas crediticios de Financiera Rural, FIRA y Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext)

         Dijo que el burocratismo en estas instituciones impide la agilización de los créditos, que pueden ser otorgados entre  60 y 180 días, con lo que, señaló, se pierde la oportunidad en las inversiones que requieren las actividades agropecuarias.

         Señaló que eso genera que los programas crediticios, de financiamiento y de apoyo de la banca de desarrollo no sean accesibles para los pequeños productores, a pesar de que la mayoría de los agricultores son quienes realmente tienen capacidad para producir los alimentos básicos que el país necesita.

         Leyva Mendívil dijo que en este sector es donde se pueden generar los empleos y el arraigo de las familias en el medio rural. Añadió que, al no otorgarse los créditos, se está eliminando la posibilidad de estimular a un gran número de pequeños negocios.

“La actividad económica se ve afectada al no crearse los empleos que se requieren en las regiones”, añadió.

Por su parte, Raúl Pérez Bedolla, secretario de Organización de la Alianza Campesina del Noroeste, dijo que, en el caso de la Financiera Rural, hay una comunicación abierta para atender la demanda de las organizaciones campesinas respecto de la eliminación de trámites y agilización del procedimiento en la aprobación de las solicitudes de crédito.

Sobre los Fideicomisos Instituidos con Relación a la Agricultura (FIRA), Pérez Bedolla afirmó que hay un distanciamiento con los ejidatarios, debido a la “necedad” de su director, Rodrigo Sánchez Mújica, quien mantiene “un trato privilegiado” a los grandes productores del sector privado, los cuales, dijo, no deberían ser clientes de este tipo de banca y, en cambio, dar privilegios a la banca comercial, en lugar de poner obstáculos para el trato directo con los campesinos y sus organizaciones.

Leyva Mendívil dijo que, aun cuando hay una ley para establecer el descuento directo con las uniones de crédito de campesinos, el FIRA no ha acatado este mandato legal y obliga a la intermediación de la banca comercial, otorgándole a ésta todas las ventajas y apoyos, haciéndole caro el crédito a los organismos financieros de los ejidatarios.

         Pérez Bedolla dijo que algo similar ocurre con el acceso a los programas de Bancomext, cuando los pequeños y medianos productores agrícolas acuden en busca de créditos.

Comentarios