En San Lázaro, nuevo capítulo del cochinero antialiancista

martes, 9 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 9 de marzo (apro).- De manera sorpresiva y ante las provocaciones de legisladores del Partido del Trabajo, la dirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes llevó a la Cámara de Diputados el debate sobre el convenio antialiancista que firmó con el presidente nacional del PAN, César Nava; aclaró que su conciencia está tranquila, y para detener cualquier especulación de que se intercambio el acuerdo por el paquete fiscal, pidió que se leyera el citado convenio.
    Durante la discusión los priista trataron de blindar la posible candidatura presidencial del gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, y salieron a relucir acusaciones contra el senador Manlio Fabio Beltrones, a quien el panista Javier Corral acusó de forzar al mandatario mexiquense a revelar la existencia del documento.
    “Porque tengo la conciencia tranquila, porque hago política con altura de miras, porque valoro la capacidad de acuerdo pero también la capacidad de disensión y la verdad, ruego que se dé lectura al texto”, sostuvo Beatriz Paredes desde la tribuna, quien para ese momento ya había controlado el malestar que le generaron las provocaciones de los petistas Gerardo Fernández Noroña y Mario Di Costanzo, quienes, sin motivo alguno, en la discusión de la Ley de Desarrollo Sustentable, sacaron a relucir el convenio firmado entre Paredes y Nava.
    El diputado perredista, Emilio Serrano terció a los petistas y preguntó si se valía que este tipo de acuerdo se realizara “en lo oscurito”. En ese momento, Paredes Rangel pidió la palabra, dijo que la visión de su partido es apoyar al campo y que fue con esa intención, con estrictos criterios económicos, que se discutió el paquete económico.
    “Actuamos con estricto apego a nuestra responsabilidad legislativa y a nuestro compromiso con México… de cara a la sociedad, de cara a la opinión pública… No hubo ninguna negociación que vinculara el tema presupuestal y de ingresos con la decisión de suscribir este acuerdo, que es un documento que refleja civilidad política.
    “Hemos actuado con honradez y con capacidad de diálogo. Auque se pretenda dinamitar esa capacidad de diálogo, aunque se ofenda cuando se usa la tribuna y se presuman actos prevaricadores; los rechazo categóricamente”, dijo subiendo el tono de voz.
    Más sorprendido aún por la actitud de la diputada y presidenta nacional del PRI, y sin estar preparado para el debate, el PAN envió a su primer orador, el vicecoordinador Roberto Gil Zuarth, quien empezó hablando de la dignificación de la política.
    Ante la ausencia del diputado y presidente nacional del PAN, César Nava, el legislador Gil Zuarth intentó reivindicarlo recodando que fue el líder panista quien dio a conocer el citado convenio; luego insistió en el dicho de Acción Nacional: “No aprobamos los diputados del PAN la política fiscal, la política presupuestal ni por chantajes ni a cambio de alianzas o de votos electorales. Los legisladores panistas no tienen mancha.”
    Segundos antes, el petista Fernández Noroña, luego de reconocer la valentía de Beatriz Paredes, les exigió a los presidentes nacionales de PRI y PAN, que ofrecieran una disculpa pública a la población y les demandó retirar los impuestos aprobados.
    El PRD, tercer afectado por el pacto antialiancista debido a que es quien sí está haciendo alianzas con el PAN, subió al debate a través Guadalupe Acosta Naranjo. Éste recriminó que el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el secretario de Gobierno del Estado de México, Luis Enrique Miranda, que fueron quienes firmaron también el documento, no hayan dado una explicación del porqué trataron temas que no les competen.
    “Es una actitud inaceptable desde cualquier posición democrática que desde el poder, desde los poderes ejecutivos se tome partido para resolver quién se alía y quién no se alía en una elección. Esto corresponde exclusivamente al ámbito de los partidos políticos, y por esa razón la explicación que aquí hace falta, tanto del secretario de Gobernación como del secretario del Estado de México”, dijo Naranjo.

Manlio detrás
La revelación corrió a cargo del diputado panista Javier Corral, quien fustigó la firma del convenio: “Por su intervención, Beatriz, concluyo que usted ha venido a reivindicar el Pacto de Bucareli que suscribió con el dirigente de nuestro partido. Por su intervención concluyo que ha venido a defender como un acto de prestigio de la política ese pacto. Yo creo que a la política no la prestigian los pactos secretos.”
    Beatriz Paredes le respondió desde su curul y le aclaró que el llevar el caso a la tribuna no tuvo como objetivo “ni de prestigiar ni de hacer apología”, simplemente, añadió, “de clarificar ante la opinión pública y de mis colegas legisladores el contenido de un documento que por su texto no involucra ningún compromiso legislativo”.
    El panista Javier Corral le reviró: “yo escuché aquí que de ese convenio nada avergonzaba. Escuché aquí que el texto de convenio se podía decir que la conciencia estaba tranquila…Yo tengo un punto de vista diferente... yo creo que a la política no prestigian pactos secretos. Ni su banda ni la bancada del PAN conocíamos de la celebración de ese convenio”.
    “Sostengo que este pacto, no marca una época de confusión, marca una etapa de demolición que señala con toda claridad que no podemos continuar, llámense los firmantes como se llamen, suscribiendo pactos que comprometen las decisiones fundamentales de la vida política del país, sean fiscales o electorales”, dijo Corral.
    Luego, pidió que se leyera bien el texto del convenio pero sobre todo el “contexto” bajo el cual se firmó y recordó que justo con el inicio de la discusión del paquete electoral su partido advirtió que establecería alianzas electorales, y que todo eso sucedió en la Cámara de Diputados, justo cuando el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz condicionó la aprobación del paquete fiscal al compromiso de no alianzas electorales de parte del PAN.
    En ese momento siguió la revelación y acusación que detrás de la filtración del documento está el senador Manlio Fabio Beltrones, quien le pelea a Enrique Peña Nieto la candidatura presidencial del RI.
    “Quizá si hoy algún actor es el que debe ser reprochado por su silencio, como por haber violentado la palabra y tratado de generar lo que ahora estamos teniendo, la confusión en el debate, es Enrique Peña Nieto; pero como Enrique Peña Nieto fue el que promovió, ahí no hay ningún gobernador de otro estado. No es cierto.
    “En ese convenio está el representante de un sólo gobernador, el gobernador Enrique Peña Nieto; pero como Manlio Fabio Beltrones tenía copia del convenio y ya había organizado con la principal empresa promotora de la campaña de Peña Nieto, que es Televisa, entonces se adelantó Peña Nieto a divulgar el acuerdo secreto que no prestigia a la política”, dijo.
    Es decir, para Corral, presuntamente Beltrones revelaría el documento a través de Televisa, --a quien la empresa televisora debe el que se exenten por dos años los impuestos para entrar al triple play en telefonía celular--, lo que motivó al gobernador del estado de México a hacerlo público.

Comentarios