Presenta SSP a "La Güera", responsable de instalar el retén para secuestrar a Martí

viernes, 16 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 16 de abril (apro).- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal presentó este viernes a María Elena Ontiveros Mendoza, La Güera, quien supuestamente participó en el secuestro y muerte del menor Fernando Martí.
En conferencia de prensa, el coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, informó que la expolicía de la Procuraduría General de la República (PGR), capturada hoy poco antes de que llegara a su domicilio en la colonia Aragón, fue la persona que instaló el falso retén y detuvo el vehículo en el que viajaba el joven de 14 años, secuestrado el 4 de junio de 2008.
El funcionario afirmó que la detenida, presunta integrante de la banda delictiva denominada Los Petriciolet, aceptó su responsabilidad en el operativo para secuestrar al hijo del empresario Alejandro Martí. Y más: orquestó también el secuestro del menor Antonio Equihua.
En un comunicado, la SSP detalla que La Güera causó alta en 1994 en la PGR, donde estuvo adscrita al Instituto Nacional de Combate a las Drogas, y se dio baja de manera voluntaria en el año 2000.
Y añade que María Elena Ontiveros Mendoza ingresó a la banda Los Petriciolet por invitación de Jorge Manuel Rico Trejo, El Jhony, detenido el pasado miércoles 14 por elementos de la Policía Federal.
Cárdenas Palomino informó que gracias a la detención de Rico Trejo se logró dar con el paradero de La Güera, quien cobró 20 mil pesos sólo por organizar el retén y detener el vehículo donde viajaba Fernando Martí.
Asimismo, sostuvo que con la captura  --en 2009– de Lorena González, La Lore, también vinculada con el caso, prácticamente quedó desintegrada la banda de secuestradores de Los Petriciolet, así como la red de protección que les favorecía para cometer sus ilícitos.
Fernando Martí fue secuestrado el 4 de junio de 2008, al sur del Distrito Federal, e iba acompañado de un chofer y un escolta. El primero, Jorge Palma, apareció muerto. El segundo, Cristian Salmones, a quienes sus captores pensaron que también habían matado, salvó la vida.
Casi dos meses después del secuestro protagonizado por Los Petriciolet, el cuerpo del menor apareció el 1 de agosto en la colonia Villa Panamericana, delegación Coyoacán, en la cajuela de un automóvil robado.
De acuerdo con la SSP, la banda de Los Petriciolet es considerada una de las más violentas. Su modo de operar consistía en interceptar a sus víctimas en falsos retenes, en los que se utilizaban vehículos e insignias de corporaciones policiales.
Los presuntos secuestradores marcaban el alto a los automóviles y argumentaban al chofer que tenían una orden de aprehensión en su contra, realizando así el secuestro de todos los tripulantes.
Una vez privados de su libertad asesinaban a los choferes o escoltas y en algunas ocasiones a las víctimas, quienes eran drogadas mediante los alimentos que ingerían para posteriormente asfixiarlos y abandonarlos en vehículos robados.
A Los Petriciolet se le atribuyen al menos 14 secuestros, principalmente empresarios o sus hijos, así como el homicidio de ocho personas.
Líneas de investigación permitieron establecer que la banda operaba en el Distrito Federal y el Estado de México, y estaba integrada por tres grupos: uno encargado de interceptar y liberar a las víctimas, el segundo por los cuidadores, y el tercero tenía la tarea de cobrar los rescates.
Según la dependencia, la desarticulación de Los Petriciolet inició el 17 de julio de 2009, cuando la Policía Federal liberó a dos víctimas de secuestro en las inmediaciones del pueblo de Santa Cecilia de Tepetlapa, delegación Xochimilco, lugar donde fueron detenidos Noé Robles Hernández, El Chimuelo, y José Montiel Cardozo, integrantes del grupo delictivo.

Comentarios