Organizaciones e iglesias de EU emprenden acciones contra Ley de Arizona

jueves, 29 de abril de 2010

MÉXICO, DF, 29 de abril (apro).- Agrupaciones civiles y religiosas estadunidenses emprendieron hoy una lucha frontal contra la ley estatal de Arizona, la SB1070, a través de distintas acciones judiciales, que aspiran a echar por tierra la más severa enmienda promulgada contra la migración indocumentada hasta ahora en el vecino país del norte.
    La Coalición Nacional de Clérigos y Líderes Cristianos Hispanos (Conlamic) presentó este jueves una demanda en contra de la ley de Arizona, la primera que se formaliza en abierto rechazo a la criminalización de los indocumentados.
“Estamos solicitando ante la Corte una orden de abstención de la aplicación de la ley estatal SB1070, ya que consideramos que viola el derecho a un proceso justo, porque permite que los sospechosos de ser indocumentados sean detenidos antes de ser condenados”, dijo el reverendo Miguel Rivera, presidente de Conlamic.
En tanto, la Unión de Libertades Civiles Estadunidenses (ACLU), el Fondo México Americano para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF) y el Centro Nacional de Leyes de Migración (NILC), anunciaron que demandarán conjuntamente una orden de restricción contra la ley de Arizona.
En conferencia de prensa realizada este jueves en Phoenix, Arizona, coincidieron en señalar que la legislación promulgada la semana pasada es “inconstitucional” y “discriminatoria”, por lo que buscarán que las Cortes eviten su aplicación, prevista para los próximos 90 días.
Sostienen que dicha legislación promueve la discriminación racial no sólo contra la comunidad latina, sino contra otras minorías de color. Y lo más grave es que la nueva ley de Arizona autoriza a la policía local a detener a personas sospechosas de ser indocumentadas.
    Las ONG vaticinaron en un comunicado que vencerán la controvertida ley como vencieron, también conjuntamente hace 15 años, otra ley similar en California, la Propuesta 187.
Este sería el primer encausamiento que enfrente la ley calificada como la más severa contra la inmigración indocumentada en las últimas décadas.
En la conferencia de prensa participaron, además de abogados de las tres agrupaciones, la fundadora del sindicato campesino Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW), Dolores Huerta, y la cantante Linda Ronstand, quien en su carrera ha destacado como activista por la paz y en defensa de los derechos civiles.
Mientras tanto, el presidente de organización sindical estadunidense, la AFL-CIO, Richard Trumka, alertó sobre el efecto atemorizante de la nueva ley que, bajo el disfraz de duda razonable, permite arrestar a cualquier migrante sospechoso de vivir en Estados Unidos de manera ilegal.
    En un comunicado, el dirigente gremial calificó esa ley como una afrenta a los valores de equidad y respeto que garantiza la Constitución anglosajona.
Por eso, “la AFL-CIO se une a las personas concientes alrededor del país que condenan la ley, que hará que el uso del perfil racial sea la norma –si no un requisito-- en Arizona, y será poco práctica, inaplicable y un desperdicio de los recursos públicos”.
    Explicó que dicha ley requiere de un oficial de la policía para detener a cualquier persona y demandarle una prueba de su estatus migratorio si el uniformado considera que no está autorizado para transitar por territorio estadunidense, aunque sean o no sospechosas de algún crimen.
“La ley pone a la entera población latina de Arizona en riesgo de arresto”, advirtió.
    En ese sentido, Trumka hizo un llamado al Departamento de Justicia a mejorar su misión de proteger los derechos civiles frenando la ley avalada por la gobernadora de Arizona, Jan Brewer.
“También hacemos un llamado al presidente Barack Obama para que públicamente se oponga y termine todos los programas que puedan resultar  en un perfil racial. Nuestro enfoque en cambio debe estar en una solución integral al fracturado sistema migratorio”, apuntó.
    De inmediato, la embajada de México en Washigton anunció que apoyará de manera decidida las acciones judiciales que la coalición de ONG e Iglesias estadunidenses anunciaron hoy.
“La embajada de México acompañará estas acciones y continuará desplegando todas las medidas a su alcance para salvaguardar la integridad y el pleno respeto de los derechos humanos de los nacionales mexicanos en el exterior”, aseveró.
Mientras tanto, el Washington Post reveló hoy que funcionarios de la administración Obama presionan para que el Departamento de Justicia adopte el “extraordinario paso” de una demanda contra la nueva ley de Arizona.
Citando fuentes del gobierno, el diario indicó que el Departamento de Justicia podría interponer la demanda legal a principios o mediados de mayo próximo, antes que la ley entre en vigor.
Un funcionario dijo al periódico que dado que la ley ya fue promulgada por la gobernadora Jan Brewer, “con mucha pompa y circunstancia, no existe una manera amigable de ponerle fin”.
“El presidente (Obama) ha tenido fuertes palabras y el procurador general ha tenido también fuertes palabras (sobre la ley)”, comentó la fuente citada de manera anónima por el diario.
El Washington Post subrayó que una de las razones legales considerada para la demanda es la doctrina de “anticipación”, argumentando que la ley estatal invade un área que es responsabilidad del gobierno federal.
Promulgada el pasado 23 de abril, la ley autoriza a la policía de Arizona a interrogar sobre la situación migratoria de cualquier persona sobre la cual tenga “sospecha razonable” de estar de manera indocumentada en el país.
Además, establece que la presencia de un indocumentado en Arizona configura el delito criminal de “traspaso”, que conlleva una pena de hasta seis meses de prisión y el pago de una multa.
En un editorial, el diario calificó la ley como una herramienta para acosar a los inmigrantes en los cuales “el Estado descansó en tiempo felices para mantener el boom en la construcción de hoteles y hospitales”.
Más aún, consideró que la ley es mala por varias razones, incluyendo el hecho de que alienta la discriminación basada en el perfil racial de las personas y con el pretexto de la “sospecha razonable”.
    Mientras, la cantante colombiana Shakira anunció hoy su visita a la ciudad de Phoenix para entrevistarse con el alcalde Phil Gordon, y con líderes cívicos de la comunidad, con la finalidad de unirse a su lucha en contra de la ley antiinmigrante.
A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, Shakira anunció que después de visitar al alcalde se entrevistará con familias de inmigrantes y estudiantes del colegio CPLC Carl Hayden, con quienes discutirá las consecuencias de la legislación "en sus vidas" y en la obtención del "sueño americano".

Comentarios