El Vaticano resuelve primer caso de abuso sexual; sanciona a obispo noruego

miércoles, 7 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 7 de abril (apro).- El Vaticano resolvió hoy el primer caso de pederastia en la iglesia católica al reconocer que el Obispo de Trondheim (Noruega), Georg Muller, abusó sexualmente de una menor en la década de los 90.
Luego de ser sometido a un proceso canónico, Muller fue cesado de su puesto y alejado del ministerio pastoral.
El director de la sala de prensa de la Sede Apostólica, Federico Lombardi, emitió una declaración en la cual aceptó el abuso cometido por Muller, el cual se verificó a inicios de la década de 1990, aunque las autoridades eclesiásticas conocieron de el hasta el año pasado.
“La cuestión fue afrontada y examinada con rapidez mediante la nunciatura (embajada del Vaticano) de Estocolmo, por mandato de la Congregación para la Doctrina de la Fe”, indicó la nota de prensa.
Agregó que “en mayo de 2009 el obispo presentó su dimisión, la cual fue inmediatamente aceptada por el Santo Padre y en junio dejó la prelatura. Se sometió a un periodo de terapia y no desarrolló más actividades pastorales”.
Muller ocupó el puesto de obispo prelado entre 1997 y 2009. Actualmente la prelatura de Trondheim es guiada por un administrador apostólico, Bernd Eidsvig, quien emitió un comunicado en el que también reconoció la culpabilidad de su predecesor.
“Desde el punto de vista de las leyes civiles el caso estaba prescrito. La víctima, hoy mayor de edad, hasta ahora ha siempre pedido permanecer anónima”, completó Lombardi.
El caso de Muller se ha convertido en el primer episodio de culpabilidad por abuso sexual contra menores de un obispo de la Iglesia Católica; hasta ahora la mayoría de los episodios ventilados en las últimas semanas en Europa y Estados Unidos correspondieron a sacerdotes.

Comentarios