Caso Paulette: Declaran nanas nuevamente ante PGJEM

viernes, 9 de abril de 2010

MÉXICO, DF, 9 de abril (apro).- Érika y Martha Casimiro, nanas de Paulette Gebara Farah, fueron interrogadas de nueva cuenta este viernes por autoridades mexiquenses, según denunció su primo Salvador Cuevas, quien anunció que tramitará un amparo para protegerlas de alguna irregularidad en el proceso.
    El interrogatorio inició poco después de las nueve de la mañana y proseguía las primeras horas de esta noche.
El también asesor legal de las hermanas señaló que la cita de las autoridades supuestamente era sólo para aclarar un detalle de la indagatoria y que, desde que arribaron a la dependencia, ya no permitieron verlas.
    “Ya hay muchas irregularidades, les están aplicando polígrafo otra vez, pruebas sicológicas, pruebas toxicológicas, y legalmente no están declarando; y para que puedan hacerlo, necesito estar yo, porque soy su abogado y no estaba enterado de esto, por lo que ya estamos tomando cartas en el asunto”, advirtió Cuevas.
En tanto, el titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Miguel Ángel Mancera Espinosa, al hablar sobre la participación de la dependencia a su  cargo, precisó que los resultados que ellos obtuvieron ya fueron entregados a la PGJEM, responsable de la indagatoria.
    “Nosotros ya participamos en algunas opiniones periciales y se las dimos a conocer a la PGJEM, quienes son los únicos autorizados para darlas a conocer”, expresó Mancera.
    Sobre la localización de una persona relacionada con el caso, Mancera confirmó que se trata de Roberto Ayala, amigo de la madre de la menor muerta, y quien acudió ya voluntariamente a la Procuraduría mexiquense para rendir su declaración.
    Ayala, a quien  se ubicó como pareja sentimental de Lisette Farah, madre de Paulette, acudió a la Procuraduría mexiquense voluntariamente para deslindarse del caso. “Creo que esto es una confusión, me confunden con otra persona, no tengo nada que ver en el asunto”, comentó.
    Aclaró que conoció a Lisette a través del Facebook y sólo se reunieron en cuatro o cinco veces.
Luego negó ser entrenador físico de Lisette, como se mencionó en un inicio por las autoridades, y aseguró que se dedica a las ventas en una compañía.
    “Me molesta que me hayan querido involucrar. Me confunden con una persona de un gimnasio. Decían que yo era su instructor y absolutamente nada. Superfluamente platicaba (con Lisette)”, dijo.
    Dijo que se enteró de la desaparición de Paulette por medio de las redes sociales, ya que le llegó un aviso en Facebook en donde estaba incluida su dirección de correo electrónico.
    Roberto Ayala se presentó a declarar ante la Fiscalía Especializada en Homicidios de la Procuraduría mexiquense, sin embargo, el fiscal que debía atenderlo nunca apareció.
Mientras la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) confirmó hoy que expertos de la estadunidense Oficina Federal de Investigación (FBI) se sumaron a las indagatorias sobre el caso Paulette.
    Por la mañana de este viernes, personal especializado del FBI se integró a las pesquisas del caso Paulette, a petición de la propia PGJEM que encabeza Alberto Bazbaz.
    Incluso la dependencia mexiquense permitió este día el ingreso de representantes de medios de comunicación al departamento de la familia Gebara Farah, localizado en Hacienda de las Palmas, en Huixquilucan.
    En el lugar, al menos unos diez peritos de la Procuraduría mexiquense recolectaron en bolsas ropa y juguetes de la menor, en tanto que otros tomaban videos, mientras que la sala y otras áreas del departamento fueron delimitadas con cinta amarilla.
    Sin embargo, reporteros y fotógrafos que ingresaron al departamento debieron registrase en al menos dos ocasiones para acceder al lugar; una vez ahí, se les proporcionaron cubrebocas y guantes de látex, además de que se condicionó el acceso a que no tocaran nada ni invadieran zonas restringidas.
Los peritos de la PGJEM que han laborado en los últimos días en el departamento, arriban al lugar alrededor de las diez de la mañana y por lo menos en una ocasión dejaron el sitio hasta las 4:00 horas del día siguiente.

Comentarios