Gresca entre mineros deja tres heridos y más de 90 detenidos en Nacozari

martes, 11 de mayo de 2010

MEXICO, D. F., 11 de mayo (apro).- Al menos tres personas resultaron lesionadas y más de 90 fueron detenidas tras un enfrentamiento entre mineros pertenecientes a grupos antagónicos ocurrido a las puertas de la planta fundidora de la población de Esqueda, en Nacozari, Sonora.

Trabajadores mineros de Grupo México relataron que en el lugar hubo agresiones con piedras y palos, incluso hubo quien declaró haber escuchado detonaciones de arma de fuego.

Al lugar acudieron elementos de la Policía Estatal Investigadora (PEI) y agentes municipales que tomaron nota de los hechos.

En entrevista con el periódico El Imparcial, de Hermosillo, Roheri Sánchez Cruz, secretario general local de la Sección 207, minero, relató que alrededor de las 00:00 horas del lunes, un grupo de personas que identificó como miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Exploración, Explotación y Beneficio de las Minas, proveniente de Monterrey, Nuevo León, ingresó a las instalaciones de Fundición para persuadirlos de regresar al sindicato minero, debido a que el gremio que él representa renunció a ese grupo desde el pasado 10 de abril, por la falta de apoyo en el tema de prestaciones.

Por otra parte, las autoridades locales aseguraron que la pelea inició por una diferencia por los liderazgos del gremio de la mina en Nacozari, en donde el sindicato con sede en Monterrey desconoció a uno de los dirigentes.

Según fuentes de la sección minera en Nacozari, las diferencias al interior del gremio se intensificaron hace dos semanas, a raíz de que algunos integrantes del sindicato pidieron una mayor claridad en el tema del reparto de utilidades, lo cual detonó el cese de Roheni Sánchez, ordenado desde Monterrey.

En el fondo, aseguran, fue el reparto de utilidades en la mina Fundición, de Esqueda, lo que provocó el enfrentamiento entre grupos sindicalizados opositores que se disputan la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo.

Mientras las autoridades locales reportaron la detención de cuarenta personas, el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, aseguró que 90 personas fueron detenidas tras la trifulca. Más aún, aseguró que ya todo había vuelto a la normalidad.