Detecta INEGI 40 mil puntos rojos en el país para el levantamiento del censo

viernes, 14 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de mayo (apro).- El titular del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), Eduardo Sojo, manifestó hoy su temor de que el clima de inseguridad que priva en el país vaya a entorpecer las labores del personal del organismo que participe en el levantamiento del Censo de Población y Vivienda 2010, que arrancará el próximo martes 31, por lo que dijo que solicitará apoyo policial.

Según Sojo, el INEGI tiene identificados 40 mil puntos rojos en el país que pueden representar riesgos operativos para el levantamiento del censo, no necesariamente, aclaró, relacionados con la narcoviolencia sino por accesos accidentados o cuestiones de orografía.

“Cuando identificamos zonas inseguras o de difícil acceso, se solicita a las autoridades policiacas locales que hagan rondines para ir cuidando a los encuestadores”, puntualizó.

Durante su participación en la ceremonia de instalación del Comité Estatal de Información Estadística y Geográfica del estado de Querétaro, Sojo detalló que los puntos rojos se concentran en los estados de Chihuahua, Nuevo León, Sinaloa, Guerrero, Chiapas, Baja California y Michoacán.

Es ahí, dijo, “donde tendremos que tener operativos especiales”.

El funcionario destacó también que hay zonas en todo el país que tienen riesgos operativos, en ciudades donde es necesario ir de día; en zonas dormitorio, donde hay que ir sábados y domingos, y en cárceles, donde será necesaria una coordinación previa con las autoridades para el levantamiento de la información.

En cuanto a las zonas de alto riesgo por el clima de inseguridad, dejó claro que en esos casos será necesario solicitar que elementos de la Policía Federal y estatal hagan rondines para garantizar la integridad de los encuestadores.

Recordó que cuando se levantó el conteo de 1995 hubo dificultades para obtener información en la zona zapatista, por lo que hizo hincapié en que siempre habrá situaciones que representen un riesgo operativo para el ejercicio censal.