La inseguridad tiene su origen en la violencia intrafamiliar: Norberto Rivera

viernes, 14 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de mayo (apro).- El arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, afirmó este viernes que la inseguridad que se vive en el país tiene su origen en la violencia intrafamiliar, y advirtió que nada podrá hacerse si no se ataca de raíz.

Nada se podrá hacer, dijo, si la policía o el Ejército no paran esa violencia que sale a las calles, se coordina y luego se convierte en delincuencia organizada.

Y pidió a los profesionales del Instituto Superior de Estudios para la Familia a responder con estrategias prácticas al llamado de Juan Pablo II y Benedicto XVI “para que los valores y el amor en la familia transformen a la humanidad”.

Al ofrecer una conferencia por el aniversario 92 del Pontificio Instituto Juan Pablo II y los 18 años de Instituto Superior de Estudios para la Familia en México, el cardenal lamentó que con frecuencia se aluda a la familia y su importancia, pero poco se hable del ambiente en que se desarrollan esos núcleos y sus integrantes.

"Poco nos ocuparemos por la familia si no atendemos el ambiente en que se desarrolla", puntualizó.

Asimismo, censuró los criterios que se aplican para la discusión de temas como la legalización de las drogas, la regulación de la renta de úteros y los llamados “derechos humanos de tercera generación”.

La sociedad, dijo, enfrenta un vértigo adictivo sin referencia a valores y se privilegian razones económicas, comerciales y de consumo frente a la dignidad del ser humano.

De acuerdo con Rivera Carrera, no sólo las legislaciones prescinden de los valores humanos y cristianos al promulgar leyes con concepciones contrarias a la naturaleza propia del ser humano.

Es así, dijo, porque también en los ámbitos laboral, habitacional, de educación, economía y seguridad pública se intenta dar cauce y forma a una sociedad que no respeta a la persona en su dignidad y a la familia en su trascendencia comunitaria.

 

Comentarios