Demanda Calderón a congresistas de EU frenar tráfico de armas a México

jueves, 20 de mayo de 2010

MÉXICO, DF, 20 de mayo (apro).- Luego de que la prensa estadunidense recibió con duras críticas al presidente Felipe Calderón, por presuntamente favorecer al cártel de Sinaloa en su “guerra” contra el narcotráfico, el mandatario intentó hoy enderezar el rumbo en su visita oficial a Estados Unidos, al llamar a los congresistas a impulsar leyes mucho más fuertes para combatir el tráfico de armas hacia territorio mexicano.

Al hablar ante los legisladores estadunidenses, Calderón subrayó que si bien los habitantes del vecino país del norte tienen todo el derecho a defenderse de la manera que les parezca más conveniente, tampoco debe soslayarse el hecho de que miles de armas vendidas libremente en Estados Unidos son utilizadas por los narcotraficantes en México.

Durante su discurso, Calderón fue constantemente interrumpido por los aplausos de la mayoría de los congresistas.

En tanto, su esposa Margarita Zavala y los invitados especiales, como el dueño de Banorte, Roberto González Barrera, y el conductor del noticiero nocturno de Televisa, Joaquín López Dóriga, también se pusieron de pie para ovacionar al mandatario cuando concluyó su intervención.

No obstante, un grupo de unos 15 legisladores federales estadunidenses permaneció en sus lugares sin moverse ni expresar respaldo al mensaje del mandatario mexicano.

A mitad del discurso, Calderón pasó del inglés al español para saludar desde el Capitolio a los mexicanos que viven y trabajan en Estados Unidos.

“Mi gobierno –dijo-- trabaja para consolidar la economía mexicana, lo que permitirá ofrecer más y mejores empleos a sus ciudadanos”.

De manera especial, Calderón desmenuzó los beneficios que, desde su perspectiva, han dejado las reformas al sistema de pensiones, así como al régimen de Petróleos Mexicanos (Pemex), y la “histórica” inversión en infraestructura realizada por su administración.

Otro de los puntos importantes abordados por Calderón durante su intervención en el Capitolio, fue cuando condenó la ley antiinmigrante de Arizona.

En inglés, pidió al Congreso estadunidense impulsar una reforma migratoria integral, la cual “sería clave para resguardar la frontera común”.

Sostuvo que la inmigración ilegal es un problema que afecta a ambos países, no sólo a Estados Unidos, y que la SB1070 de Arizona introduce la “idea terrible de la discriminación racial” en la aplicación de la ley.

Más tarde, en una de sus últimas actividades en Estados Unidos, Calderón colocó una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido, y luego tuvo un encuentro privado con periodistas y líderes de opinión, según informó en un comunicado la residencia oficial de Los Pinos.

Comentarios

Otras Noticias