Zoot Suit

domingo, 9 de mayo de 2010

MÉXICO D.F., 9 de mayo (apro).- Ante la andanada racista y xenofóbica del gobierno de Arizona en contra de los migrantes mexicanos, resulta más que pertinente la llegada por primera vez a México de Zoot Suit, obra emblemática del teatro chicano, surgida de la pluma de Luis Valdez, quien también se encuentra en nuestro país para dirigir su propia obra, en una producción de la Compañía Nacional de Teatro (CNT).

Zoot Suit es sin duda un símbolo de la construcción cultural de los mexicano-americanos, mejor conocidos como chicanos, identificados en esta obra a través del “pachuco”, que para Luis Valdez representa la figura mítica de Tezcatlipoca, guerrero de la cultura precolombina, poseedor de una fuerza cósmica primordial.

El propio Luis Valdez, reconocido actualmente como uno de los más importantes escritores americanos, asegura la relectura de Zoot Suit, que presenta ahora en México a 31 años de su estreno en Broadway. Es, dice, “una respuesta al racismo creciente que se vive en Estados Unidos”.

Valdez sigue siendo testigo del rechazo y la discriminación que continúan sufriendo los migrantes mexicanos en Estados Unidos. “No se reconoce --afirma el dramaturgo-- que somos una nueva inyección de energía para ese país. Por eso esta obra de teatro será un puente entre dos visiones ahora antagónicas”.

Para Luis Valdez, ganador del Premio Obie y fundador del Teatro Campesino en 1965, en Delano, California, el montaje de Zoot Suit en México implica en su trayectoria “completar un círculo, darle nuevo impacto a la palabra, crear una conexión a través de esa frontera, con amplia libertad de expresión, sin perder el sentido humano de quiénes somos”.

La obra está inspirada en un asesinato cometido en Sleepy Lagoon en 1942, acontecimiento que derivó en el encarcelamiento injusto de 12 jóvenes “pachuchos”, así como en los enfrentamientos violentos entre grupos de jóvenes mexicano-americanos y policías estadounidenses.

Zoot Suit pone de manifiesto la intolerancia racial padecida por la comunidad de origen mexicano en Los Angeles, California, durante la Segunda Guerra Mundial, a través de un drama musical que, además de los conflictos políticos y sociales de la época, mantiene un equilibro artístico musical y coreográfico, inserto en el lenguaje corporal, estético y el caló “pachucos”.

La producción de la CNT rinde homenaje a aquella puesta que abriera las puertas de Broadway por primera vez al teatro mexicano, con una larga temporada de Zoot Suit que causó furor en el público anglo parlante.

Un gran despliegue coreográfico a cargo de Antonio Salinas, donde prevalece el swing. El vistoso vestuario diseñado por  Jerildy Bosch y Mayra Juárez, que tiene como centro de atención el “tacuche” del “pachuco”, y la escenografía de Sergio Villegas, en la que destaca el uso de cicloramas para generar diversas atmósferas, visten fastuosamente a esta gran  producción.

Mención especial merece la música original de Lalo Guerrero, otra de las grandes figuras de la identidad chicana, que junto con los arreglos musicales de Daniel Valdez y Dan Kuramoto y la dirección musical de Alberto Rosas, dan una gran dinámica y enfatizan el contexto cultural en el que se desarrollan las acciones de Zoot Suit.

En el terreno actoral destaca el trabajo de Enrique Arreola “El Pachuco”, alter ego de Henry Reina (interpretado por Everardo Alzate), personajes protagónicos y emblemáticos de la cultura del “pachuco”.

Zoot Suite, coproducción de la Compañía Nacional de Teatro y de la  UNAM, se presenta hasta el  4 de julio, jueves y viernes a las 19:30 horas, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas, en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario.      

 

cvb

--FIN DE NOTA--

Comentarios