Niega la SSa dar marcha atrás en alimentos chatarra

jueves, 17 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 17 de junio (apro).- El secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, negó hoy que la dependencia a su cargo haya reculado en la disposición para eliminar los alimentos “chatarra” de las escuelas.

Entrevistado luego de inaugurar la XIV Reunión Ordinaria del Consejo Nacional de Salud, celebrada en Guadalajara, Jalisco, Córdova afirmó que los lineamientos que se enviaron a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) son los mismos que se anunciaron a la prensa el pasado 26 de mayo.

"De ninguna manera ha habido un retroceso en lo que se señaló y que fue aprobado por el Consejo Nacional de Salud y de Educación, ahí están las reglas que se aprobaron. Hoy han aparecido algunas noticias diciendo que hemos cambiado las reglas, pero las reglas son las mismas", explicó.

Según el titular de Salud, “no todo el mundo lee las reglas, pero ahí se establece muy claramente que los productos que podrán venderse dependen, por un lado, del tamaño de la porción, y por otro de la densidad energética en 100 gramos”, de manera que  al establecer un rasero de 450 calorías, dijo, habrá un momento en que la Cofemer apruebe una lista de qué productos podrán seguir.

Más que los alimentos industrializados, agregó, es importante modificar la composición de los alimentos preparados que se venden en las escuelas, ya que éstos representan el 80% de la oferta que los niños tienen en las cooperativas de los centros educativos.
Señaló que 80% de los alimentos que se venden en las escuelas son preparados y sólo 20% son industrializados.

“Tenemos que hacer un gran cambio en cómo se preparan los alimentos, para que no se agreguen componentes con grasas saturadas, colesterol, sal y azúcar añadida, para tener un menú variado con alimentos frescos”, dijo.

Destacó que para una empresa es fácil poner una cantidad menor de contenido, con lo que bajan las calorías totales por la porción, “pero eso no resuelve el problema, y este criterio comienza ahora con 140 calorías abajo”.

Y añadió que el criterio de la densidad energética “necesita un tiempo para que vaya adaptando los contenidos de los alimentos, quitar grasa, sal, que le dan sabor y consistencia diferente, no se puede hacer de la noche a la mañana, por eso hay una gradualidad”.

Ayer, el funcionario declaró que los pastelillos y las botanas no saldrían de los planteles mexicanos.

“No queremos que se satanice ningún alimento, no hay alimentos buenos o malos –excepto los que están contaminados–, sino hábitos buenos o malos”, dijo.

De acuerdo con el funcionario federal, la industria alimentaria necesita tiempo para ajustarse a las exigencias nutricionales, a fin de reducir la densidad de calorías, por lo que el primer paso será hacer porciones más pequeñas de galletas, pastelitos, papas y churritos, entre otros.

Comentarios