Crea Sedena unidad de vinculación ciudadana

lunes, 21 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 21 de junio (apro).- Con el propósito de atender los problemas que surjan con la población civil, derivados de la guerra contra el narcotráfico, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) creó la  Unidad de Vinculación Ciudadana con el Ejército y Fuerza Aérea mexicanos.

Dicha área, que empezará a operar a partir de este martes, estará a cargo de un general que dependerá del titular de la Sedena, Félix Galván Galván, según establece el decreto publicado este lunes en el Diario Oficial de la Federación.

"La Unidad tendrá por objeto generar los acercamientos necesarios para la solución de conflictos, entre el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y la sociedad en general, ocasionados con motivo de la presencia militar en las calles, desarrollando una metodología para establecer, articular y mantener una adecuada y efectiva comunicación entre los citados interlocutores", dice.

De acuerdo con el decreto, la nueva unidad estará integrará en su totalidad por militares, aunque deja abierta la puerta a la participación de civiles con conocimiento y experiencia en políticas públicas y vinculación ciudadana.

Además, se sujetará al presupuesto que tiene aprobado la Sedena, por lo que no se crearán plazas ni se afectará su estructura orgánica.

Dicho acuerdo surge curiosamente un par de días después de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) entregó los resultados de la investigación que realizó en relación con la familia Almanza, dos de cuyos hijos perdieron la vida en un retén militar en Ciudad Mier, Tamaulipas.

Luego de los hechos, la Sedena dijo que los chicos murieron a  consecuencia de fuego cruzado, pero la CNDH determinó que los militares dispararon contra la familia, asesinando a los dos hermanos y, peor aún, dijo que los soldados manipularon la escena del crimen a su conveniencia para deslindarse del mismo.

Desde que el gobierno del presidente Felipe Calderón declaró la guerra al narcotráfico, 22 mil 700 personas han muerto, según el informe que la Sedena entregó al Senado.

Y de estas víctimas fatales, mil 326 menores son menores de edad, mil 362 son civiles inocentes caídos en el llamado fuego cruzado.