Chiapas: Exigen castigo a crímenes cometidos por paramilitares

miércoles, 23 de junio de 2010

TUXTLA GUTIRREZ, Chis., 23 de junio (apro).- Indígenas choles del municipio de Tila, ubicado en la zona norte de la entidad, exigieron al gobierno se castiguen 85 homicidios y 37 desapariciones forzadas cometidos por Paz y Justicia, grupo paramilitar que operó en esa región al amparo de los cuerpos de seguridad entre 1995 y el año 2000.

Al recordar el 14 aniversario de la desaparición forzada de Minerva Guadalupe Pérez Torres, los pobladores de la comunidad chol Masoj Shucj denunciaron que Paz y Justicia surgió al amparo del general Mario Renán Castillo Fernández, quien fue comandante de la VII Región Militar en Chiapas.

Minerva, quien fue desaparecida el 20 junio de 1996, tendría hoy 33 años y quizá estuviera trabajando en Tabasco --como es costumbre en Tila-- o en cualquier otra parte de Chiapas.

"Estaría construyendo sus sueños, pasando la vida, superando dificultades, echándole ganas como siempre hizo”, dijo Sebastián Pérez, padre de Minerva.

Anita Torres, esposa de Sebastián y madre de Minerva, murió el 3 de mayo del 2006: agonizó en su cama y, hasta el último suspiro, pidió a su marido no parar de buscar a su hija, de la que sólo tenían indicios que fue asesinada por sus captores.

Aquel 20 junio de 1996, cuatro días antes de la fiesta de San Juan, Minerva salió de la cabecera municipal de Tila, donde estudiaba, para dirigirse a la comunidad Masoj Shucj, con el objetivo de ir al encuentro de su papá.

La joven había recibido una llamada de una persona desconocida, que le dijo que era urgente que fuera a ver a don Sebastián, que se encontraba muy enfermo, a punto de morir.

En la región ya se sabía del terror instaurado por Paz y Justicia.

A pesar de eso, Minerva abordó una camioneta que la llevara a Masoj Shucj. Y a medio camino, el vehículo se descompuso y Minerva decidió, con otras personas, proseguir a pie hacia su destino.

A paso ligero continuaron el camino, pero fue en la comunidad Miguel Alemán cuando la detuvieron los paramilitares de Paz y Justicia; ahí empezó la pesadilla y la de sus familiares.

Desde entonces se desconoce el paradero de Minerva y su padre continúa la búsqueda del cuerpo de su hija, pues ya tiene el testimonio de un exmiembro de Paz y Justicia que reveló la angustia y dolor que sufrió Minerva antes de ser asesinada y tirada en un barranco.

Sin embargo, el de Minerva es sólo un caso de 37 desapariciones y 85 homicidios documentados por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas.

La ONG destacó además que la desaparición forzada es una violación continuada hasta dar con la víctima.

Algunos otros desaparecidos son Basilio Gutiérrez López, Oscar Jiménez, Cruzindo Alvarez Jiménez y Fernando López Martínez.

Además, Hermelinda Pérez Torres, Mara López Méndez y Luis López Sánchez.

Todo estos casos ocurrieron en Tila, pero crímenes semejantes se cometieron en municipios circunvecinos como Sabanilla, Salto de Agua, Tumbal y otros donde también operaba Paz y Justicia.

En un comunicado, el Frayba exigió al gobierno mexicano “cumpla con su obligación de dar con el paradero de las personas desaparecidas; investigar de manera clara y exhaustiva los hechos; hacer justicia, reparar el daño y se adoptar medidas para que no vuelvan a repetirse estas prácticas”.

Comentarios