Ocho goles por África

domingo, 27 de junio de 2010

MEXICO, D.F., 23 de junio (apro).- Todo parece indicar que será imposible acabar en este año con el hambre, la miseria y las enfermedades universales, como prometieron al mundo líderes de 189 países en su “Declaración de la Centuria Metas para el Desarrollo” (MDG) ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hace 10 años.

         Como parte de aquel ambicioso propósito se establecieron compromisos para 2015 en la propuesta “8 Metas de Desarrollo Milenario” (8MDG), destacando específicamente la campaña de la ONU “8 Goles por África”, cuya canción y video promocional graban artistas africanos en plena Copa Mundial de Futbol FIFA 2010, con el productor Arthur Baker, de Boston, Massachusetts.

         Se trata de los siguientes músicos sudafricanos: el legendario trompetista Hugh Masekela (Ramapolo, 1939); Yvonne Chaka Chaka, nacida en el poblado de Soweto, Dobsonville, durante el régimen racista del Apartheid; el “Rey del Hip Hop Pantsula” Jabulani Tsambo, poeta de Motswako en la región Mafikeng al noroeste; el coro de 26 elementos Soweto Gospel Choir, formado en 2002, y el guitarrista de jazz Jimmy Dludlu, coautor de la canción 8 goles por África.

         Justamente el veterano trompetista Hugh Masekela puso en tela de juicio dichos planes de la ONU para terminar en 2015 con los graves problemas de salud, pobreza e ignorancia en el mundo, tras referirse a su participación musical en 8 Goles por África, según declaraciones de Masekela recogidas en Red Internet por la revista Africa Renewal online (http://www.un.org) recientemente:

         “La mayoría de las promesas que se han hecho por el bien de África han sido juramentos en el vacío. Y esto es desesperanzador, pues la gente en realidad viene creyendo en tales promesas. A mí esto me rompe el corazón, pues ya tengo 71 años de edad y es lo que he experimentado desde mi adolescencia. No hay indicios de que aquello vaya a cambiar.”

         También intervienen en la pieza y video clip de 8 goles por África el cantante (griot) Baaba Maal, defensor de los derechos femeninos en Senegal; la embajadora de Buena Voluntad UNICEF y “Reina del afro-pop” Angélique Kidjo, nacida en Benín; el cantautor Oliver Mtukudzi, de Zimbabwe; el folclorista Eric Wainaina, crítico social de Kenya, y la vocalista Mingas, intérprete principal de la Orquesta Marabenta Star de Mozambique.  

         Masekela abandonó Sudáfrica en 1961 como trompetista de los Jazz Eplistles en protesta por el Apartheid. Ahora, casi medio siglo después de aquel exilio, expresa:

         “En su gran mayoría, los bolsillos de los dirigentes del mundo bailan al parejo de los intereses que banqueros e industriales les vienen tocando. Esta situación sucede no sólo en África, sino en el planeta entero, y los negocios de estos empresarios no van a detenerse en su afán de ganar dinero. En el continente africano necesitaríamos un liderazgo conjunto que ponga un hasta aquí a todo aquello.”

 

Dudas del trompetista

 

Masekela manifestó también para el sitio virtual Africa Renewal (donde la ONU promueve tanto la declaración 8MDG del año 2000 por 186 países, así como el tema y video clip 8 goles por África), su deseo de erradicar fronteras para unir el casi medio centenar de naciones que conforman África, en el pensamiento de que sus presidentes abandonaran la idea de que son los dueños de esos países:

“Por principio de cuentas, nosotros en África no creamos dichas divisiones fronterizas”, dijo durante los 20 minutos de charla que sostuvo la noche de un concierto con el jazzista afroamericano Somi en el Kumble Theatre de Nueva York con los periodistas Michael Fleshman y Derrick Mbatha. Y agregó:

“Mi participación en 8 goles por África es otra más de las tantas que me han pedido a lo largo de mi carrera, aunque siempre resulta un gran honor aportar nuestro granito de arena por el bien de causas que levanten el ánimo en África.

“Yo conozco a Eric Wainaina, quien compuso, con Jimmy Dludlu, esta hermosa canción. Somos muy buenos amigos; nos estimamos bastante.”

Los puntos de la declaración de la ONU llamada 8MDG, firmado en septiembre de 2000, establecen en sus ocho apartados:

1.- Erradicar la pobreza extrema y el hambre.

          2.- Proporcionar educación primaria universal.

3.- Promover igualdad de género y empoderamiento a la mujer.

4.- Reducir índices de mortandad infantil.

5.- Mejorar la salud a mujeres que dan a luz.

6.- Combatir enfermedades mortales como el sida y la malaria.

7.- Desarrollar corresponsabilidades financieras de forma global para el desarrollo global de las naciones.

          8.- Asegurar la sustentabilidad ecológica del planeta.

África sigue siendo la zona continental más abandonada del globo terráqueo a pesar de los logros obtenidos en cuanto a cumplir algunos de los propósitos anteriores de la ONU en 8MDG. Así, el trompetista Hugh Masekela se muestra escéptico:  

“En realidad, nosotros como artistas no poseemos el poder. Un cambio verdadero se consigue con voluntad y liderazgo de los políticos. Sin embargo, dichas cualidades son escasas en los líderes de la región. Hemos sido víctimas de tantas promesas vacías de los mandatarios desde que éramos niños, por lo que únicamente anhelo que nuestra aportación artística en 8 goles por África sirva finalmente de algo.” 

 

Canción de la final

 

La canción 8 goles por África será interpretada durante la final de la Copa del Mundo FIFA 2010 por Masakela y demás artistas que graban el video, en el estadio Soccer City Fan de Johannesburgo.

Con música del requintista Jimmy Dludlu, 8 goles por África cuenta con la siguiente letra de Eric Wainana:

         Hay quien trabaja por menos de un dólar diario

         y no hay solución para el hambre.

         Por lo visto, la miseria nunca tendrá fin,

¿cuánto tiempo más habrá que aguantar?

        

         Permitamos a los niños acceder al colegio,

que no haya excusa para privarlos

de su derecho a la educación.

Como mariposas, contemplo que van llegando

hermosas ideas desde grandes lejanías.

Alimentemos la sed que existe en su mirada.

 

El tiempo corre tic, tac,

se está tic tic, se está acabando tic tac.

Escuchemos el campanazo.

Sí, el llamado a continuar la lucha.

No hay tiempo que perder.

El África de nuestros sueños,

se encuentra en las metas

de los 8 goles por África.

¡África, eh! ¡África, oh!

 

Si enseñamos a una pequeña para que sepa leer

llenaremos de alegría a futuras generaciones.

Coloquemos un micrófono en manos hermanas.

Escuchemos sus voces, atendamos sus deseos.

 

Es la hora precisa cuando tenemos el poder

para salvar a los menores de cinco años,

verlos crecer sanos y envejecer hasta los 80.

Y que vivan para ver a los bebés de sus bebés.

 

El tiempo corre, tic, tac.

Se está tic tic, se está acabando tac tac…

 

Los pequeños colocan una mano en su barriga.

Ponen la otra en sus corazones

y traen dentro de sus bolsillos un tarjetón.

Sus doctores opinan que sobrevivirán.

Igual para aquel bebé llegó el día magnífico,

mientras los papás de su creación

aguardan su nacimiento, afuera de la clínica.

Es un día magnífico, un día magnífico.

 

Hemos dado grandes zancadas rumbo a la meta

y escogimos el camino menos ensayado

para combatir en reinos de los males mayores.

No, no habremos de cargar con más lamentos..

El tiempo corre, tic, tac…

 

Aguas contaminadas que nadie debiera beber,

fábricas de humo asesinando árboles y ríos.

Para situaciones tan desesperadas

necesitamos un sitio hacia donde dirigirnos,

pero los espacios están sobrepoblados.

¿Porqué tolerar la pena máxima?

 

Lo que hace falta es una oportunidad.

Un mundo en unión absoluta,

una cancha para dar la batalla a tiempo.

Miremos cuál será la recompensa

de hacer lo correcto y de jugar limpio.   

Ha sonado la hora del juego limpio. 

  

El tiempo corre tic, tac,

se está tic tac, se está acabando tic tac.

Escuchemos el silbatazo.

Sí, el llamado a continuar la lucha.

No hay tiempo que perder.

El África de nuestros sueños

se encuentra en las metas

de los 8 goles por África.

¡África, eh! ¡África, oh!

         Los ocho artistas que han confirmado su actuación en el partido de la final del 11 de julio, son: Angélique Kidjo (Benín); Baaba Maal (Senegal); Oliver Mutukudzi (Zimbabwe); Eric Wainaina (Kenya); Yvonne Chaka Chaka, Soweto Gospel Choir, y el famoso trompetista Hugh Masekela (Sudáfrica).

         En septiembre próximo se reunirán nuevamente en la sede de la ONU en Nueva York los líderes del mundo para analizar cuán factible es en 2015 cumplir los ocho puntos de las promesas elaboradas hace diez años en la “Declaración de la Centuria Metas para el Desarrollo Mundial” (8MDG) o si, como sugiere Masekela, se trata de un mero sueño guajiro más que viene masticando el continente negro desde siempre.     

 

Mr

--fin de nota--

 

Comentarios