Anticipa EPR próximo fin de la tregua militar

lunes, 28 de junio de 2010

MÉXICO, D. F., 28 de junio (apro).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) anunció hoy la imposibilidad de mantener de manera indefinida la tregua militar decretada en 2008, a cambio de la promesa gubernamental de buscar a dos de sus compañeros detenidos y desaparecidos por policias estatales y militares en Oaxaca, en mayo de 2007.

La tregua militar fue adoptada en agosto de 2008, luego de que en julio y septiembre del 2007 realizaron actos de sabotaje a ductos de PEMEX, para exigir a las autoridades federales la aparición con vida de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

A partir de entonces, el EPR suspendió toda acción militar.

En el comunicado,  en el que recuerda el aniversario de la matanza de Aguas Blancas, Guerrero, del 29 de junio de 1996, el EPR destaca los fallidos intentos realizados por distintos grupos sociales por lograr los cambios que requiere el país por la vía electoral.

“No consideramos que sea la vía pacífica la que conduzca al pueblo de México a restituir derechos laborales, sindicales, agrarios y ciudadanos perdidos durante esta larga -ya- negra noche del neoliberalismo a pesar, de los invaluables esfuerzos que realizan quienes están seguros de poder conseguirlo”, sostiene el EPR.

En este marco, hace una invitación a la sociedad para se incorporen a la lucha armada.

“…Hacemos una invitación a todos aquellos hombres y mujeres de cualquier edad que desee pertenecer a nuestro PDPR-EPR, para que empiece desde ahora, si es necesario, a aprender a leer y escribir, a estudiar y a entrenar, sobre todo si está viendo ya las limitaciones de las múltiples formas de lucha que nuestro pueblo desarrolla debido a la falta de una conciencia clara, bien informada y a actitudes producto de la ideología burguesa impuesta”.

El grupo insurgente se ha mantenido en tregua desde hace tres años seguidos como una muestra de negociación con el gobierno a quien le exigió la aparición de sus dos cuadros políticos, a través de la Comisión de Mediación en la que están el obispo Samuel Ruiz, la senadora Rosario Ibarra, el periodista Miguel Ángel Granados Chapa y otros representantes de la sociedad civil.

No obstante, desde entonces no han recibido señales del gobierno de Felipe Calderón y ahora, en víspera de la elección en 15 estados en próximo domingo 4 de julio, manifiestan que dicha tregua podría terminar.

“Hasta este momento histórico de nuestra Patria existen organizaciones, partidos y luchadores sociales que consideran que los cambios necesarios, ¡urgentes! en México pueden ser realizados por la vía pacífica, dentro de los marcos legales y a través de las elecciones; nosotros no lo creemos así. Sin embargo, no los desalentamos, les pedimos, les exigimos que sean congruentes, que defiendan esos espacios a capa y espada y defiendan su voto”, precisa el EPR.

El grupo armado rechaza las alianzas que ha hecho el PRD con el PAN en estas elecciones y las desacredita al manifestar que no tienen los principios que son necesarios para “desde dentro” cambiar el sistema capitalista o como en realidad algunos desean “humanizar al capitalismo”.

Pidió recordar el fracaso del “voto útil” del 2000 cuando mucha gente de izquierda votó por Vicente Fox con la intención de sacar PRI de la presidencia de la República como fuera.

Según los eperristas, su movimiento ha crecido y ya dejaron atrás la etapa en la que no sabían como llevar a cabo sus propósitos de cambio. En este sentido señalan: “En esta etapa nuestros esfuerzos están dirigidos a lograr que el Ejército Popular Revolucionario, tenga ya la preparación necesaria para ser parte de los cambios que se avecinan de tal forma que cada combatiente sea al mismo tiempo un maestro-alumno de quienes estén a su alrededor para educarnos, reeducarnos y prepararnos para que no repitamos los errores de la revolución de 1917, los muertos los sigamos poniendo nosotros el pueblo, y el gobierno vuelva a quedar en la misma burguesía que posee el poder de facto”.

Esta nueva etapa, justifica el EPR, se da una vez que el gobierno de Felipe Calderón ha fracasado y el Estado “ha agudizado la criminalización de la lucha popular, las detenciones, los asesinatos, las desapariciones forzadas como la de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Alberto Cruz Sánchez”.

A manera de conclusión, el EPR sentencia: “...dado que el Estado no responde satisfactoriamente a las demandas de nuestro pueblo, decimos que nuestra tregua no puede ser una tregua indefinida, aunque hemos cumplido esa petición de la Comisión de Mediación, no se  sabe en que momento el Estado quiera romper la delgada línea de la tregua con sus frivolidades, con sus declaraciones cantinflescas, con sus incoherencias belicosas, con sus exabruptos fascistas y quiera postergar de manera indefinida las demandas populares”.

Comentarios