Investigará EU narcoatentado en Juárez

lunes, 19 de julio de 2010

WASHINGTON, 19 de julio (apro).- Las autoridades de Estados Unidos oficializaron su participación en las investigaciones que realiza el gobierno de Felipe Calderón, sobre el carro-bomba que estalló el pasado jueves en Ciudad Juárez.
Alan Bersin, comisionado del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos, reveló en conferencia de prensa la participación de su país en las indagatorias sobre el incidente de Ciudad Juárez, que especialistas en el tema interpretaron como el principio del narcoterrorismo en México.
“El incidente (con el carro-bomba) en Juárez es de gran preocupación para los dos gobiernos, y hemos estado analizando para determinar exactamente qué tipo de explosión y material explosivo están involucrados”, dijo Bersin.
El gobierno del presidente Barack Obama insistió en que está “profundamente involucrado” y comprometido en apoyar a México en el combate a la narcoviolencia y el crimen organizado.
A diferencia del gobierno de Calderón que ha mantenido el asunto del carro-bomba bajo un gran hermetismo, respecto a las investigaciones, el de Estados Unidos fue muy preciso y claro al señalar su participación para aclarar lo sucedido el pasado jueves 15.
“Este ultimo incidente es uno más en la larga lista de hechos violentos, y para precisar su naturaleza y descubrir exactamente cuáles pudieron ser sus implicaciones, necesitamos trabajar con nuestros colegas y contrapartes mexicanos” anotó Bersin.
El gobierno estadunidense aclaró que antes de hacer cualquier conclusión sobre el incidente con el carro-bomba, es necesario detectar bajo la investigación que se lleva a cabo, qué tipo de explosivo fue colocado en el automóvil.
“El hecho es que la violencia se mantiene y sigue aumentando en México como resultado de la guerra civil entre los cárteles y por la lucha entre el gobierno de México y esos cárteles”, remató.
Por su parte, el vocero del Departamento de Estado, Phillip Crowley, reiteró que el gobierno de Estados Unidos hará todo lo que esté de su parte para ayudar a reducir la violencia que afecta no sólo a los mexicanos, sino también a los estadunidenses.
“Tal vez (el carro bomba) represente una táctica diferente, pero creo que hemos reconocido siempre que, desafortunadamente, estos cárteles tienen una enorme cantidad de recursos a sus disposición. Pueden comprar cualquier equipo que deseen", dijo Crowley.
El jueves pasado, 15 de julio, la explosión de un carro bomba, frente a las instalaciones de la Policía Federal, provocó la muerte de cuatro personas.

Comentarios