Muere Armando Jiménez, autor de Picardía Mexicana

viernes, 2 de julio de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 2 de julio (apro).- El escritor mexicano Armando Jiménez Farías, autodenominado “dueño de las groserías del mexicano” y autor del popular libro Picardía Mexicana, murió hoy en esta ciudad a los 92 años de edad, por un cáncer en la garganta.
Jiménez Farías nació el 10 de septiembre de 1917 en Piedras Negras, Coahuila. Fue ingeniero y arquitecto por la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura, del Instituto Politécnico Nacional.
El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) lamentó el fallecimiento del escritor, que en 1960 publicó el libro Picardía Mexicana, que a la fecha ha alcanzado 130 ediciones.
Después de la primera edición de su libro, Jiménez Farías se dedicó de tiempo completo a recoger las expresiones populares, y los dichos y giros del lenguaje mexicano. Con la información obtenida publicó cinco títulos más. También recopiló el volumen Cancionero Mexicano, donde reúne 4 mil composiciones populares.
Armando Jiménez compiló y prologó las poesías de Carlos Rivas Larrauri en el volumen Del arrabal. En 1983 se inició como cronista, campo en el que obtuvo el premio José F. Elizondo. Sus crónicas, recogidas bajo el título de Guía de pecadores, Jimeneadas, Anecdotario, Antros y letras y Cabarets de antes y de ahora en la Ciudad de México, han sido publicadas en diversos periódicos y revistas del país.
Por muchos años ofreció paseos por las cantinas del centro de la Ciudad de México, los cuales amenizaba con narraciones sobre la vida cotidiana y nocturna que se desarrollaba en las calles, bares, cabarets. Recuperó el lenguaje popular conocido como albur.
Armando Jiménez, era también conocido como El Gallito Inglés, que hacía referencia a un dibujo en forma de gallo, que al quitarle el pico y los pies, y se miraba al revés, aparecía un pene: “Este es el gallito inglés, quítale el pico y los pies, y los miras al revés.”
Se decía “el dueño de las groserías del mexicano”, pues tuvo la ocurrencia de registrar como de su propiedad cada una de las groserías que recopiló en sus obras bibliográficas.
Jiménez Farías presumía de haber viajado por el mundo y de tener el record de la persona que más estadios conocía. Más de tres mil, decía.
Desde hace 15 años emigró a Tuxtla Gutiérrez en busca de “una mejor calidad de vida” para su vejez. En esta ciudad, sus hijos crearon una empresa de impresión de lonas.
Solía caminar por las calles de Tuxtla, visitar algunos parques; el gobierno del estado le hizo varios reconocimientos y homenajes –lo nombró “hijo predilecto de Chiapas”--, pero en sus últimos un cáncer en la garganta lo mantuvo encerrado en la casa de uno de sus hijos, donde este viernes murió.
El Gallito Inglés será velado la noche de este viernes en una funeraria de Tuxtla; su familia no ha informado si será cremado en esta capital o enviado a su tierra natal.

jpa
---FIN DE NOTA---
/V/V/

EOF

Comentarios