Protestan Televisa y Milenio por secuestro de periodistas

viernes, 30 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 30 de julio (apro).- El programa Punto de Partida, transmitido por Televisa,  canceló su edición del jueves en protesta por el secuestro de cuatro periodistas en Gómez Palacio, Durango.

En sincronía, el periodista Ciro Gómez Leyva manifestó su repudio por el mismo hecho en las pantallas de Milenio Televisión.

Adelantó Maerker: “Este jueves, sin embargo, estoy con ustedes tan sólo para informarles, con profundo dolor, que condiciones extraordinarias han impedido que el equipo de Punto de Partida integre y emita el programa de esta noche.

“En Televisa, en Punto de Partida, no estamos dispuestos a salir esta noche a fingir que no está pasando nada. Sí está pasando. Todos los periodistas de este medio y de todos los otros corren enormes peligros para cumplir con su tarea y la sociedad de sumirse en el silencio y la desinformación”.

Aparte, Gómez Leyva leyó la columna que este día publica en Milenio:

“Han sido 72 horas extenuantes. Ayer al mediodía nos informaron que uno de los periodistas tomados como rehenes por un grupo de narcotraficantes de la Comarca Lagunera acababa de ser liberado. Lloramos de alegría, un minuto. Un minuto nada más, porque el resto del grupo sigue retenido. Además, no podemos dar la noticia. Salir, gritar que ya está libre, que está bien. Hay que esperar a que “otro medio” lo haga, porque hay notas que uno no puede dar.

“La tarde es de señales cruzadas. ¿Por qué quedamos en medio de una situación así? ¿Qué es esto de que si transmitimos una imagen liberan a nuestro compañero rehén; pero si no lo hacemos, lo matan; o si lo hicimos, no lo sueltan; o si lo volvemos a hacer, quién sabe qué carajos pasará?

“Esa no puede ser una tarea nuestra. Un medio de comunicación no está diseñado ni equipado para negociar una toma de rehenes.

“Con Carlos Marín coincidimos en que el Estado mexicano tendría que asumir al cien el manejo de esta crisis, que no es de televisión, sino de seguridad nacional. Tendría que intervenir nuestra señal en este tema. Y anunciar que ha intervenido nuestra señal en este tema y sólo en este tema.

“Y que sea el Estado, no nosotros, el que resuelva si se transmite o no una imagen que vale la vida de uno, dos, tres, cuatro periodistas, y que puede desencadenar quién sabe qué violencia. Que el Estado asuma esa responsabilidad: no sólo la policiaca, también la política. Y que cuando haya un desenlace, el Estado regrese a lo suyo.

“Sirva la crisis de La Laguna para sentar un precedente. Nunca más un dueño, o un director de periódico o de un canal de televisión, en el centro de la negociación de una toma de rehenes”.

Comentarios