Gobernador responsabiliza a Conagua de inundaciones

jueves, 8 de julio de 2010

MATAMOROS, Tamps., 8 de julio (apro).- Durante una reunión del Comité Estatal de Protección Civil, encabezada por el presidente Felipe Calderón, el gobernador Eugenio Hernández Flores reprochó la falta de una política de previsión por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para evitar riesgos de inundaciones en las ciudades ubicadas en la cuenca del Río Bravo.
           Aunque en un tono más conciliador del que había utilizado en pasadas reuniones de ese comité, Hernández Flores dijo que antes de la llegada del huracán Alex,  las presas El Cuchillo y Cerro Prieto, ubicadas en Nuevo León, estaban a un 100% y 93% de su capacidad, respectivamente.
          Hernández Flores pidió que, como ocurre hoy, ante el riesgo latente de inundaciones, principalmente en Matamoros, tanto por las lluvias como por el desfogue de las presas, sirva para “ver para adelante”.
            Por su parte, Calderón se refirió a “las presiones políticas” que por años han ejercido los agricultores tamaulipecos sobre el manejo de agua de la presa El Cuchillo, que desfoga hacia la presa Marte R. Gómez y que sirve para el riego del Distrito Agrícola 026.
           A su vez, el director de la Comisión Estatal del Agua, Sabás Campos Almodóvar, informó que se abrieron las compuertas de las presas internacionales Falcón y La Amistad, por lo que el Río Bravo está recibiendo un flujo tres veces superior al que tuvo durante el huracán Gilberto en 1988.
           En su oportunidad, Hernández Flores consideró que el riesgo para Matamoros se redujo con la participación de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) para que las autoridades de Estados Unidos permitieran que se utilicen los canales de alivio de Texas para desfogar el agua del Río Bravo.
            Dijo que además se utilizarán los canales de riego y que se abrió un cauce emergente del lado mexicano para reducir la presión del río.
          “Se tuvo que romper la autopista que va de Reynosa a Matamoros porque por ahí pasa el cauce de alivio. Desgraciadamente no hemos tenido una política de tener este cauce (de la cuenca del Río Bravo) en buenas condiciones. Tenemos que trabajar en ese tema. Ahora nos vamos a quedar incomunicados un mes o dos meses debido a que se va desfogar agua por ese conducto”, señaló.
          Añadió: “Es muy riesgoso para los municipios de la frontera, sobre todo para Matamoros, que no tengamos un cauce de alivio en buenas condiciones, y que tengamos que estar atenidos a que Estados Unidos permita o no permita (usar sus canales de alivio)”.

Alarma en Nuevo Laredo por el desfogue de 5 presas

En tanto, el titular de la Comisión Estatal del Agua, Sabás Almodóvar afirmó que el norte de la entidad vive su peor crisis de los últimos 50 años, ante el riesgo de una inundación, al desfogarse al mismo tiempo cinco presas de la cuenca del Bravo.
           El caudal del Bravo alcanzó su nivel histórico de 13 metros de altura, lo que ocasionó que se empezara a desbordar hacia colonias y comunidades ubicadas a ambos lados de la frontera.
           En Nuevo Laredo, el agua alcanzó este mediodía el nivel del Puente Internacional I, que tiene una altura de poco más de 10 metros,  y se advertía sobre la posibilidad de que el caudal rebasara la estructura esta noche.
            Por la tarde, las instalaciones del Centro de Internación Temporal de Vehículos (CITEV), del Banco del Ejército y Fuerza Armada (Banjército) y del Instituto Nacional de Migración, ubicadas en el área del cruce de esta ciudad, quedaran totalmente cubiertas por el agua. Igual pasó con las calles que conducen al puente, como el boulevard Luis Donaldo Colosio, que ya empezaron a inundarse.
            En colonias como Victoria, ISSSTE, Benito Juárez, Riveras del Bravo, Lomas del Río y El Remolino  el agua comenzó a meterse a las  viviendas, mientras que en Laredo, Texas, fueron evacuados los habitantes de zonas bajas, así como de poblaciones vecinas, como El Cenizo y Río Bravo.
          Las autoridades de Protección Civil advirtieron que si las lluvias de la depresión tropical 2 continúan en las próximas 24 horas, los sistemas de drenaje de Nuevo Laredo podrían colapsarse, debido a que no tendrían  dónde desfogarse ante la creciente que registra el Río Bravo.
            Además, las autoridades aduanales de Nuevo Laredo y de Laredo cerraron parcialmente el cruce de vehículos por el Puente Internacional II, el único que se mantiene en operación.
           Acordaron que sólo se permitirá el paso de vehículos en grupos de 15 por ambos lados.  
         “La decisión de administrar el paso vehicular se debe a que, si se cuenta con exceso de peso, podría existir peligro debido a tanta humedad” dijo el director de Comunicación del municipio, Agustín García Arredondo.