Propone embajador Pascual instalación de retenes militares

jueves, 12 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 12 de agosto (apro).- El embajador de México en Estados Unidos, Carlos Pascual, habló hoy sobre la narcoviolencia que priva en el país y propuso que el Ejército, en coordinación con fuerzas policíacas locales la instalaciones de retenes en perímetros de cinco manzanas, con el propósito de garantizar la seguridad a los ciudadanos.
En una conferencia dictada en el Foro de Seguridad Fronteriza efectuado en la Universidad de Texas (UTEP), el diplomático estadunidense señaló que una vez que se recupere la confianza de la sociedad, el establecimiento de retenes podría ampliarse a siete manzanas y así, sucesivamente hasta abarcar grandes espacios en las ciudades.
“Imaginen a la milicia desempeñando un nuevo rol, asegurando el perímetro de estas pequeñas áreas de cinco manzanas por lado, dando una sensación de seguridad a los niños y jóvenes que estén dentro de ésta”, señaló Pascual.
Explicó que “las fuerzas policíacas de a pie” se encargarían de establecer contacto y confianza con y entre los vecinos”, para continuar expandiendo el perímetro “dos manzanas a la vez”, hasta recuperar la calma.
Esta estrategia de vigilancia, aseguró, permitirá que los vecinos se sientan seguros, aseguró.
Paralelamente a la conferencia, afuera del campus universitario miembros de la Red Fronteriza de Derechos Humanos realizaron una manifestación de protesta contra la “militarización” de la frontera sur de Estados Unidos.
Reconoció que el nivel de violencia y de tensión social que se vive en México es alarmante, y aseguró que Ciudad Juárez “continúa siendo el epicentro de la violencia engendrada por las organizaciones narcotraficantes en México”.
Recordó que el pasado 15 de julio un coche bomba explotó en un importante cruce matando a cuatro personas.
“El ataque fue el primer ejemplo de un coche bomba utilizado por una organización narcotraficante de México. Esto marca un cambio en las armas utilizadas, en el nivel de sofisticación y en la implacabilidad de los cárteles. Desde entonces, las organizaciones narcotraficantes han efectuado ataques a la policía de todos los niveles en Ciudad Juárez”, señaló.
“Un patrón similar de violencia --agregó el embajador--, se ha detonado en Matamoros y en Nuevo Laredo. La guerra por territorios en todo Tamaulipas entre Los Zetas y el cártel del Golfo continúa sin disminuir.”
Destacó que mientras las autoridades de México y Estados Unidos mejoran su inteligencia y sus ataques contra el narcotráfico, la batalla entre grupos criminales se ha intensificado.

jpa
---FIN

Comentarios