Sobrevivientes de Acteal exigen justicia

jueves, 12 de agosto de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 12 de agosto (apro).- Al cumplirse un año de la liberación de los 29 indígenas tzotsiles implicados en la masacre de Acteal, familiares, amigos y sobrevivientes de la tragedia advirtieron que los autores intelectuales de este crimen de lesa humanidad siguen en la impunidad.
Durante una ritual en memoria de sus muertos y de un mitin en el que protestaron por la falta de justicia, indígenas acusaron al expresidente Ernesto Zedillo, así como a Emilio Chuayffet, Julio César Ruiz Ferro y los generales Enrique Cervantes y Mario Renán Castillo de dichos sucesos.
José A. Jiménez Pérez, Agustín Gómez Pérez, Lázaro Arias Gómez, Francisco López Sántiz, Agustín Méndez Paciencia y Andrés Gómez Vázquez, integrantes del consejo directivo de la organización “Las Abejas”, hablaron en nombre del grupo que sigue reclamando justicia.
Los indígenas recordaron que hace un año, la SCJN decidió liberar a “29 paramilitares autores materiales de la masacre de Acteal”, y señalaron que, en esa ocasión, se manifestaron afuera de la SCJN, debido a que les prohibieron la entrada a lo que se suponía era una audiencia pública.
“Ahí, en la calle, nos enteramos de la suprema impunidad que decidieron avalar los señores ministros de los supremos salarios: dejar libres a los que asesinaron a nuestros seres queridos, incluidos algunos que ya habían sido sentenciados”, dijo Jiménez Pérez.
Añadió que la protesta de hoy busca que “no se borre la memoria de esa injusticia”.
Y afirmó: “La Suprema Corte, que es parte del gobierno, dijo que no sabía si los paramilitares presos en el penal El Amate eran inocentes o culpables. Nosotros sí lo sabemos, pero parece que para ellos no vale nuestra palabra. Argumentaron que como el Ministerio Público no había hecho bien su trabajo, tenían que liberarlos. Lo único claro de todo esto es que el gobierno y los paramilitares son cómplices, primero, de la masacre de Acteal, y después, del encubrimiento de los culpables”.
El gobernador del estado, Juan Sabines, dijo, “premió a los paramilitares dándoles tierras y casas, con el pretexto de que no tuvieran que regresar a la región de Chenalhó. Esto es verdad porque muchas veces hemos visto a los paramilitares paseándose tranquilamente por las comunidades y caminos de Chenalhó. Además, se están construyendo buenas casas y andan en carros nuevos trabajando de transportistas. Se han convertido en nuevos prestamistas con el dinero que les dio Sabines”.
Por su parte, Manuel Luna Pérez, uno de los 29 indígenas liberados en agosto de 2009, dijo que al menos 48 indígenas siguen recluidos en el penal El Amate, 28 de los cuales ya fueron sentenciados y a otros 20 se les repuso el procedimiento, como lo ordenó la SCJN.
Añadió que hace un año que salieron de prisión y el gobierno no ha cumplido su promesa de entregarles casas y tierras.
Ni él ni sus compañeros, comentó, han regresado a vivir a la región de Chenalhó, como afirman “Las Abejas”. Añadió que sólo han ido a visitar a sus familiares, luego de lo cual salen inmediatamente de la zona.
Al respecto, Arturo Farela Gutiérrez, líder de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas y Evangélicas, quien defendió a los implicados en la masacre, afirmó que el hecho de desterrar a los indígenas de su pueblo es algo “sumamente grave”.
“Es sumamente injusto que después de permanecer 12 años en prisión y siendo inocentes, tiempo en el que padecieron todo tipo de atropellos, todavía los tengan en una casa de huéspedes o en un hotel, argumentando que si van a Chenalhó se puede dar otro enfrentamiento. Eso no es cierto”, añadió.

Mr
--fin de nota--

EOF

Comentarios