La trilogía "Milenium": El nuevo fenómeno mediático

domingo, 15 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 15 de agosto (apro).- Ha vendido más de 40 millones de ejemplares en todo el mundo, y en las ganancias de su versión cinematográfica hecha en Suecia (las dos primeras entregas) se han recaudado ya cerca de 120 millones de euros.

Se trata de la llamada trilogía  Millenium, del fallecido escritor y periodista sueco Stieg Larsson, un thriller detectivesco que tiene como personajes principales a una joven antisocial y retraída hacker llamada Lisbeth Salander, y a un súper reportero de fuerte convicción ética llamado Mikael Blomkvist, cuarentón y exitoso con las mujeres. Ambos personajes forman una mancuerna formidable que ayudará a desenmascarar diversos crímenes y actos de corrupción.

El éxito de esta serie de novelas ha sido tal, que Hollywood ya prepara su versión cinematográfica con David Fincher en la dirección (El club de la pelea, Zodiaco) y Daniel Craig (el último James Bond) en el papel principal. Las cintas se filmarán en Estocolmo y Estados Unidos. La primera entrega se estrenará en 2011.

Según ha comentado Fincher a la prensa, su proyecto cinematográfico no pretende ser un remake de la cinta sueca, será un “borrón y cuenta nueva”.

En Estados Unidos la trilogía ha permanecido cerca de 10 semanas dentro de la lista de los best-sellers de The New York Times.

 

Los hombres que no amaban a las mujeres

 

El primer volumen de esta obra se llama Los hombres que no amaban a las mujeres, y plantea tres líneas narrativas. Por un lado, la historia de Mikael Blomkvist, periodista renombrado, socio de la revista independiente Millenium (periodismo sin concesiones, pues principalmente expone las corruptelas del gobierno y el mundo empresarial).

Al principio vemos a Mikael perder un juicio por difamación: el gran periodista ha caído frente a un empresario llamado Wennestrom por no haber podido sustentar las fuentes en un artículo contra dicho personaje.

Derrotado y con un futuro incierto, Mikael recibe la llamada de un empresario famoso de nombre Henrik Vanger, y he aquí la segunda historia: Henrik desea contratar a Mikael para que resuelva un misterio que data de los años 60.

Resulta que la sobrina de Henrik, Harriet Vanger, desapareció en aquella década sin dejar rastro alguno. Años y años de búsquedas incesantes han llevado a más de un callejón sin salida.

Por otro lado, tenemos a Lisbeth Sallander, una chica antisocial de especto neo-punk, introvertida, rara, pero perspicaz investigadora de una prestigiada agencia de seguridad, quien tiene problemas para manejar su vida debido a que, gracias a una infancia difícil, el Estado le ha asignado a un administrador para que maneje sus bienes materiales, sin embargo, Sallander es una chica a la que no le gusta jugar con las reglas del juego.

Obviamente, las historias de Mikael, la familia Vanger y Sallander se unirán en un final sorprendente.

 

La chica que soñaba con un cerillo

 

La segunda entrega de la saga se centra principalmente en Sallander, quien luego de haber ayudado a Mikael a resolver los misterios de la familia Vanger, decide apartarse del periodista por cuestiones personales.

Por su parte, Mikael trabaja con un nuevo colaborador, quien posee una historia fabulosa sobre la trata de blancas en Suecia. Dos asesinatos relacionados con dicho reportaje involucran involuntariamente a la mega hacker Sallander, de una manera prácticamente catastrófica. Así pues, la vida de Mikael y Sally vuelve a unirse.

La investigación escarbará en el pasado de Lisbeth de una manera dolorosa.

 

La reina en el palacio de las Corrientes de Aire

 

Esta tercera entrega retoma donde se quedó la novela anterior: La vida de Sallander pende de un hilo. El meollo del asunto tiene que ver con su pasado.

Afortunadamente para ella, Mikael y algunos amigos estarán al pendiente y harán lo posible para esclarecer sus misterios. Sin embargo, Lisbeth tiene enemigos sumamente poderosos, mismos que pondrán en peligro la vida de los Mikael y sus colaboradores de Millenium.

 

Stieg Larsson y su trilogía

 

Stieg Larsson (1954-2004) escribió esta serie de novelas por las noches: al igual que el protagonista de la historia, Mikael se obsesionó con el trabajo literario. De día, Larsson ejercía el periodismo como editor de la revista Expo desde 1999.

Desde los 70, Stieg combinó su carrera de diseñador gráfico en la agencia sueca TT con un activismo dedicado a exponer a los grupos racistas y neonazis suecos. Para este propósito se fundó un grupo llamado Expo-Foundation.

Larsson era considerado un adicto al trabajo, de manera que de 1995 a 1997 mantuvo dos trabajos de tiempo completo: por un lado estaba en TT y por otro comenzaba la fundación de la revista Expo, cuyo modelo fue tomado de la revista inglesa antifascista Searchlight.

Larsson había tenido, desde la década de los 90, la inquietud de escribir una novela de detectives. Según relata su pareja, las expectativas sobre su trilogía eran altas, tanto de parte de ellos como la gente de su casa editora (Norstedts), con fuerte convicción. Larsson deseaba que con el dinero recaudado pudiera retirarse y vivir tranquilamente con su compañera, Eva Gabrielson.

Desgraciadamente Larsson murió de un ataque al corazón poco después de haberse publicado la primera novela. El periodista dejó un lío legal que hasta la fecha no ha podido resolverse: como no estaba casado con Eva, su legado literario pasa a manos de su padre y hermano.

La familia de Larsson está dispuesta a dar una compensación económica a Eva, pero ella no quiere. Y es que tiene un as bajo la manga, pues resulta que es poseedora de una cuarta entrega de la serie, que no quiere dar a menos que los familiares en cuestión le cedan el control de los derechos de la obra de su amado Stieg, ya que Eva argumenta que los familiares de su novio nunca formaron parte de la vida de la pareja.

 

ap/cvb

--FIN DE NOTA--

/v/v