Miembro del clan de Rubén Figueroa, candidato de la izquierda en Guerrero

miércoles, 25 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 25 de agosto (apro).- El dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega, formalizó hoy la postulación del senador priista Ángel Heladio Aguirre Rivero candidato de la izquierda a la gubernatura del estado de Guerrero.
La decisión se tomó pese a que los estatutos del PRD prohíben se postule a personajes que militen en otro partido, y a que Aguirre Rivero perteneció al grupo político del exgobernador Rubén Figueroa, al que sustituyó luego que éste renunciara a raíz de la matanza en Aguas Blancas.
Según Ortega Martínez, al final Aguirre y Figueroa se distanciaron; de ahí, dijo, el desapego del senador priista hacia al cacique guerrerense.
“Hay unos señalamientos, particularmente sobre el senador Ángel Aguirre, que ayer fueron aclarados de manera muy precisa, lo ha hecho ahora mismo Manuel Camacho.
“Ángel Aguirre fue quien sustituyó a Rubén Figueroa y en la gubernatura se dio un conflicto de Ángel Aguirre con el gobernador, ese conflicto llega hasta ahora exactamente, y nosotros tenemos la determinación de oponernos con toda claridad a que se restablezca el cacicazgo del figueroísmo en Guerrero”.
No obstante, Ortega justificó:
“En los estatutos del PRD no se puede postular –obviamente-- a algún ciudadano que milite en otro partido que no sea de los partidos de la coalición, eso es estatutario, es obligado; ahora Ángel Aguirre es aspirante en el marco de los trabajos del DIA, vamos a considerar a Ángel Aguirre junto con los demás como aspirante --ya ustedes escucharon la posición de los demás partidos--, y desde luego que para que sea eventualmente aspirante tendrá que renunciar (al PRI), eso es obligado”.
Otro argumento esgrimido por los partidos que forman el DIA para decidirse por Aguirre Rivero es que el senador tiene la fuerza para derrotar al candidato del PRI, Manuel Añorve quien, sostuvo Ortega en conferencia de prensa, representa al cacicazgo que tanto daño ha hecho a la entidad.
“Ustedes saben cómo fue el proceso de imposición de Añorve, quiénes fueron los actores que participaron en ese proceso. Y entonces la disyuntiva de Guerrero está entre un gobierno progresista, apoyado con tres fuerzas de izquierda, o el figueroísmo, el regreso de los cacicazgos más nefastos a la entidad”, apuntó Ortega.
En tanto para el dirigente nacional de Convergencia, Luis Walton, el todavía priista es un “guerrerense distinguido” que está seis puntos arriba del priista Manuel Añorve Baños.
De gira en Guanajuato, Walton indicó: “Ángel Aguirre es un guerrerense distinguido que tiene amplias posibilidades de ganar, por eso Convergencia lo propone como precandidato para encabezar la coalición que estamos formando”.
Aguirre Rivero nació en Ometepec, Guerrero, el 20 de abril de 1956. De formación priista, fue gobernador interino de 1996 a 1999. Economista de profesión, fue secretario particular y de Gobierno durante el mandato de Alejandro Cervantes; secretario de Desarrollo Económico con José Francisco Ruiz Massieu, y dos veces diputado federal.
Fue presidente estatal del PRI de 1993 a 1996 y gobernador interino por el caso Aguas Blancas.
Cuando Aguirre Rivero fue mandatario estatal interino su hermano Delfino declaró: “Siempre quiso ser gobernador pero por seis años, no por tres; aceptó el cargo porque es respetuoso de las decisiones de su partido”.
En su natal Ometepec, centro político y comercial de la Costa Chica de Guerrero, su familia se dedica a la ganadería y al comercio, pero también su hermano Carlos fue jefe del departamento administrativo de los Servicios Estatales de Salud y, otro familiar, Manuel Aguirre Arizmendi, fue subsecretario de Fomento Ganadero y Pesquero, ambos en la administración de Rubén Figueroa.
De acuerdo con la edición de Proceso 1011, de marzo de 1996, en ese entonces los panistas y los perredistas calificaban a Angel Aguirre de “cacique mayor”, pues incluso contaba con pistoleros a su servicio, como Luis Justo, de Azoyú, o Rufino Añorve, de Xochistlahuaca, señala el reportaje firmado por Gloria Leticia Díaz.

Comentarios