Familiares y amigos abandonan a Diego: Plagiarios

lunes, 13 de septiembre de 2010

QUERÉTARO, Qro., 13 de septiembre (Apro).- Un día antes de que se cumplan cuatro meses de su desaparición –ocurrida en la noche del 14 de mayo-, los presuntos plagiarios del excandidato presidencial panista, Diego Fernández de Cevallos, difundieron un nuevo comunicado a través de correo electrónico, en el que se afirma que su familia y amigos “lo abandonaron a su suerte”.

Los emisores de este correo también se mofan de todas las versiones que han circulado de manera extraoficial y en diversas columnas sobre los motivos del secuestro del abogado, entre éstas una posible venganza de algún grupo de poder “o de particulares defraudados o ardidos”, o un trueque por un capo del narcotráfico.

“Gracias a la trayectoria personal y pública del “jefe Diego” se seguirán diciendo muchas cosas y quizás todas quepan como líneas de investigación, desde que su familia lo abandonó y de que a sus propios amigos no les importó su suerte”, refiere el “Boletín Número 3”.

Desde el correo conocido como “misteriosos desaparecedores” se hizo pública una fotografía, la tercera que circula junto con el mismo número de mensajes de sus presuntos secuestradores.

Nuevamente se muestra la imagen del “Jefe” Diego con los ojos vendados y el torso desnudo, sosteniendo el ejemplar de Proceso con el que apareció en la segunda fotografía, la que se conoció el 26 de julio pasado también por medios electrónicos junto con una carta supuestamente redactada por Fernández de Cevallos, en la que urge a su hijo a pagar su rescate.

Se trata de la edición número 1751 del 23 de mayo, esta vez abierta en la página 19, en la que se presenta el reportaje “Millonarios litigios con el poder del poder”, y una fotografía donde Fernández de Cevallos aparece con el expresidente Carlos Salinas de Gortari.

A continuación la versión íntegra del comunicado difundido por los presuntos plagiarios. presidencial.

Boletín Número 3

Edad: 69 años. Estatura: 1.70 metros. Peso: 65 kilos. Complexión: muy delgada. Tez: morena clara. Seña particular: cicatriz en la columna vertebral. Banco Nacional de Personas Extraviadas.

Dicen que el “Jefe Diego” parecía virrey de la Nueva España y, en consecuencia, muchos querían verlo preso o, peor aún, muerto.

Dicen que para todo fin práctico fungió como vicepresidente de México y, tras aquella noche en que su pasado lo alcanzó, no faltó quien quizo que se pudriera en los infiernos ni quienes lo alabaron por la doble hazaña, según, de ser un viejo güevudo y un cabrón bien hecho.

Dicen que pudo haber sido objeto de venganza de algún grupo de poder o de particulares defraudados o ardidos, y se ignora si su misteriosa “desaparición”, vuelta luego “secuestro”, aparte de fines económicos, tuvo algún otro propósito, o si se trató de un intento de trueque del narcotráfico.

Dicen que sus últimas fotos sólo mostraron los restos del hombre intocable y poderoso que fue, y que sembrador de vientos y cosechador de tempestades no se supo si fue víctima de una banda del crimen organizado, o de algún grupo poderoso del gobierno, o de alguna organización guerrillera.

Gracias a la trayectoria personal y pública del “jefe Diego” se seguirán diciendo muchas cosas y quizás todas quepan como líneas de investigación, desde que su familia lo abandonó y de que a sus propios amigos no les importó su suerte”.

¿Seguiremos informando?

 

Comentarios