En recinto de Legionarios, el Vaticano imparte cursos contra pederastia

martes, 14 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F. 14 de septiembre (apro).- Seis obispos mexicanos, que acaban de ser designados en sus cargos, están recibiendo adiestramiento en El Vaticano, sobre la manera de enfrentar casos de sacerdotes pederastas.
    Se trata de Raúl Gómez González, obispo de Tenancingo; Juan Odilón Martínez García, de Atlacomulco, y Jorge Carlos Patrón Wong, de Papantla, así como dos obispos auxiliares de la arquidiócesis de México, Adolfo Miguel Castaño Fonseca y Andrés Vargas Peña. Completa la lista José de Jesús González Hernández, prelado de Jesús María del Nayar.
    Todos ellos son obispos novatos, debido a que el Papa Benedicto XVI los puso en sus cargos de un año a la fecha, lo mismo que a los otros 93 obispos de distintos países que reciben adiestramiento.
    En total, son 99 prelados quienes están tomando el curso, que inició el pasado 9 de septiembre y concluye el próximo viernes.
    Resulta paradójico que el curso se esté impartiendo en el Centro de Estudios Superiores de la Legión de Cristo, la congregación religiosa acusada de solapar a los sacerdotes pederastas, principalmente a su fundador, Marcial Maciel.
    Entre los profesores participantes se encuentra monseñor Charles Scicluna, fiscal del Vaticano para los delitos graves y quien hace años investigó los casos de pederastia cometidos en la Legión de Cristo.
    El pasado 11 de septiembre, Scicluna impartió la ponencia “El obispo y los sacerdotes con problemas”, en la que instruyó a los obispos sobre los pasos a seguir cuando en sus diócesis tengan sacerdotes que abusen sexualmente de menores de edad.
    Los obispos novatos están escuchando ponencias de personalidades de primer nivel, como Tarcisio Bertone, secretario de Estado de la Santa Sede. Inclusive, el pasado lunes tuvieron una audiencia con el Papa Benedicto XVI, en la residencia pontificia de Castelgandolfo, al sur de Roma.
    En el curso se abordan temas como “la función de gobierno del obispo”; “promoción de vocaciones y cuidado de seminarios”; “los problemas actuales de la bioética”, y “la escasez de vocaciones”, entre otros.
    La coordinación logística del evento corre por cuenta de los Legionarios de Cristo, y está supervisada por el cardenal canadiense Marc Oullet, prefecto de la Sagrada Congregación para los Obispos, del Vaticano.