Propone Ebrard "acuerdo nacional" para reorientar políticas públicas

jueves, 2 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 2 de septiembre (apro).- El jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, manifestó su desacuerdo con la conducción de la política social, laboral y de seguridad pública por parte de Felipe Calderón, y llamó a construir un gran acuerdo nacional para modificar y reorientar dichas estrategias.
    Al término del mensaje de Felipe Calderón con motivo del IV Informe de Gobierno, Ebrard ofreció una conferencia de prensa para fijar su postura frente a lo expresado por presidente de la República.
    En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Ebrard reconoció la labor de las Fuerzas Armadas y policiales en la lucha contra el crimen organizado; pero insistió en la necesidad de cambiar de estrategia ante la violencia que ha provocado la que actualmente utiliza el gobierno calderonista.
    De las fuerzas armadas y de la Policía Federal, enfatizó, “nadie puede negar el esfuerzo” que han hecho: “han estado trabajando y han logrado resultados”.
    Sin embargo, apuntó, “la estrategia que se está siguiendo en México está provocando también una ola de violencia muy grande y esa estrategia también se debe corregir”.
Para Ebrard, el método seguido por el gobierno federal no está atacando las ganancias del crimen organizado ni su financiamiento,  mucho menos al lavado de dinero. Al respecto, calculó que el negocio del narcotráfico obtiene ganancias anuales de aproximadamente 100 mil millones de dólares. “¿Dónde está ese dinero? No creo que lo tengan abajo del colchón”, cuestionó, irónico.
Ebrard Casaubón criticó que en lo que va del gobierno del panista Felipe Calderón no haya avances en el abatimiento de la pobreza y la desigualdad social, factores que alimentan la violencia.
Con base en los datos del informe presidencial, Casaubón puntualizó que “México no está logrando el avance que debería en materia social”, toda vez que la pobreza “es tremenda”: 18.5 millones de mexicanos hoy viven con menos de lo que se requiere para sobrevivir todos los días.
Destacó que a pesar de que se mencionaron logros en la aplicación de los programas sociales, lo cierto es que “hay 12 millones de mexicanos que no tienen acceso a servicios de salud y hay una distribución del ingreso de las peores del mundo”.
En este tema, para Ebrard también es necesario “un cambio en la agenda y en la estrategia que se está proponiendo al país”, pues Calderón en su mensaje propone “que se siga el esfuerzo con la misma estrategia que se ha seguido en los últimos 10 años”.
En su diagnóstico, el mandatario insistió en que “esta desigualdad atroz que vive el país está coadyuvando, está fomentando y está facilitando la  violencia que estamos viviendo”.
    Ebrard también criticó las advertencias lanzadas a los sindicatos en el mensaje presidencial, y puntualizó que ello es reflejo de “una política laboral muy antisindical”, lo que para él es “un error estratégico”.
El jefe de gobierno propuso destinar mayores recursos a la formación educativa de los jóvenes de nivel medio superior y superior, como mecanismos para abatir la desigualdad social, para evitar la incorporación de jóvenes a las bandas del crimen organizado, así como para favorecer el crecimiento del país.

Comentarios