El factor Peña Nieto enfrenta a diputados del PRI y el PAN

martes, 21 de septiembre de 2010

MÉXICO, DF, 21 de septiembre (apro).- El factor Enrique Peña Nieto provocó un vuelco en la sesión de este martes en la Cámara de Diputados: priistas y panistas se enfrentaron verbalmente durante una hora a causa del retiro de una manta en la que se condenaba la prohibición de las alianzas electorales en el Estado de México.

El caos llevó a “suspender” antes de tiempo la sesión, al parecer único recurso del presidente de la Mesa Directiva, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, luego de que los panistas anunciaran su retiro del recinto parlamentario.

A las dos de la tarde, cuando el priista Jesús del Pilar Córdova Hernández hablaba desde tribuna sobre el bicentenario de la Independencia, dos grupos de panistas, tres en un lado y cinco en otro, extendieron unas “lonas” de más de dos metros y las colocaron a lo largo de la tribuna.

En las mantas, con manchas de sangre simuladas, se leía “Ley Peña asesina a la democracia”, en una; “No a la Ley Peña, no más mentiras”, en otra.

Las lonas estuvieron expuestas apenas un minuto, pues desde el centro del recinto bajaron hasta la tribuna los representantes de la bancada mexiquense, Manuel Cadena y Héctor Pedroza, quienes las arrebataron a los panistas y se las llevaron a sus curules.

En ese momento empezó el zafarrancho bajo el argumento de que no se podía limitar la libertad de expresión de los legisladores.

A la par, Víctor Flores, líder de los ferrocarrileros, y Diva Hadamira Gastélum, ambos priistas, se enfrascaron en una discusión con los panistas Carlos Bello y Sergio Octavio Germán. Para ese momento el recinto se encontraba en caos total.

El diputado del Partido del Trabajo (PT), Gerardo Fernández Noroña, pidió tranquilidad, demandó la devolución de las mantas y pidió que no se coartara la libertad de expresión de los panistas.

Sin embargo, el llamado no tuvo eco y los reclamos siguieron. En el centro de la discusión estuvo en todo momento la figura del gobernador Enrique Peña Nieto.

Noroña lo expresó con claridad al tomar la palabra: “El país está incendiado y este Congreso no toma las decisiones pertinentes y se acalora con un tema que, si bien es importante, no es fundamental… Ya he estado escuchando a algunos compañeros diputados y diputadas con posiciones francamente autoritarias al respecto... No estoy para darle consejos a nadie, pero si se quiso defender a Peña Nieto, se hizo de la peor manera; sólo hicieron más grande el tema.

“Se deben acostumbrar al debate todos aquí, todos, y Peña Nieto va a ser centro del debate mucho tiempo, porque lo que está preocupando a todo mundo aquí no es el país, sino la elección presidencial, cuando falta tanto y el país está incendiado”, acotó el petista.

Aclaró que “se pueden compartir o no los puntos de vista que se están planteando, se pueden compartir o no las protestas que se realizan, pero no se debe tolerar un comportamiento porril y francamente provocador de un grupo de diputados que no toleran ni la más mínima crítica a Peña Nieto”.

El panista Javier Corral dijo que detrás de todo el debate estaba el querer ocultar lo que Peña Nieto promovió: la prohibición de las alianzas electorales en el Estado de México, pues “el miedo no anda en burro, anda en Peña Nieto”.

Expuso: “Está claro que detrás de este acto de intolerancia de algunos diputados del Estado de México, está el intento de distraer o de ocultar el hecho fundamental: la regresión autoritaria que hoy se vive en el Estado de México, tras una reforma de carácter constitucional ilegal que ha eliminado la figura de las candidaturas comunes como una de las formas de las alianzas electorales.

“Detrás de la intolerancia está el miedo terrible, miedo que no anda en burro, anda en Peña Nieto. Un miedo que hoy hace a la diputación del Estado de México desfigurarse de una forma lamentable”, sentenció Corral.

El diputado priista mexiquense Alfonso Navarrete respondió: “Este tema de las mantas, con toda franqueza, es posible que se vuelvan a retirar si se vuelven a subir, porque es un acto de provocación, daña a todos en la imagen del Congreso y en particular a quienes son agredidos. Estamos dispuestos a debatir.

Y para hacer respetar la “libertad de expresión”, los diputados del PRD, Víctor Manuel Castro Cossío y Jaime Correa, así como los petistas Gerardo Fernández Noroña y Jaime Cárdenas, exigieron a los priistas devolver las mantas a los panistas y, no sólo eso, colocarlas en el lugar del que fueron arrebatadas.

En respuesta, el diputado del PRI por Coahuila, Rubén Moreira, dijo en tono de burla: “Señor presidente, pareciera que estamos de acuerdo en regresar la manta, siempre y cuando los señores regresen la Presidencia de la República”.

Luego, la diputada por Yucatán, la también priista Estela de la Fuente Dagdug, reclamó a perredistas y panistas:

“No sé de qué libertad hablan el PRD y PAN, si ya se les olvidó que cuando se debatía el Presupuesto, los del PRD pusieron papeles de protesta; cuando ustedes se salieron, los del PAN subieron y quitaron todo lo que habían puesto en la tribuna, y ahora resulta que son hermanas de la caridad y hablan de intolerancia y hablan de muchas cosas porque ya no tienen memoria ni siquiera para eso”.

El coordinador de la bancada del PAN, Alberto Pérez Cuevas, consideró que el retiro de las lonas de su partido representaba “un agravio a la vida democrática de este Parlamento. Ha habido un agravio a temas fundamentales de libertad de expresión, a temas fundamentales de la inviolabilidad del fuero parlamentario, y bajo esa circunstancia lo que exigimos como bancada de Acción Nacional es que las cosas se restituyan al momento en que los diputados expresaban, con toda libertad, lo que ellos querían manifestar, se esté de acuerdo o no en las ideas.

“Y como ha habido un agravio, tiene que haber una expresión muy firme de la Mesa Directiva de esta Cámara y tiene que haber una disculpa pública por el agravio a los señores legisladores y al recinto parlamentario”, planteó.

La exigencia de los panistas y la propuesta de los petistas a PAN y PRD, de que se retiraran del recinto, obligó al presidente de la Mesa Directiva, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, a decretar un receso.

Luego de una hora de receso, el primero en tomar la palabra fue el vicecoordinador del PRI, Ramón Martel, quien dijo que después de “una larga, civilizada y fructífera reunión entre los diferentes coordinadores de los grupos parlamentarios representados en esta Cámara, el PRI manifiesta su plena disposición y voluntad para que siga privando entre las compañeras legisladoras y los compañeros legisladores esa voluntad. Primero, de respeto y tolerancia entre compañeros legisladores. En segundo lugar, reiterar nuestra voluntad de respeto irrestricto a la libre manifestación de las ideas”.

Desde la bancada del PAN se alcanzaban a escuchar demandas de “una disculpa, una disculpa”, pero el priista se salió por la tangente:

“Queremos proponer, reconociendo la voluntad política de todas las fracciones parlamentarias, que sigamos privilegiando el debate político, el proceso legislativo, y que demos curso a lo que está esperando de nosotros la nación mexicana: voluntad de diálogo, reiteración de respeto y manifestación de irrestricto respeto a la libertad de expresión como común denominador de los diferentes grupos parlamentarios”, cerró Martel.

En respuesta, el coordinador de los panistas, Alberto Pérez Cuevas, insistió: “Creemos que sí hace falta ofrecer una disculpa concreta, certera, directa”.

En un intento por concluir el tema, el presidente de la Mesa Directiva atajó: “Agradezco a ambos grupos sus expresiones en el sentido que las han expresado; queda como responsabilidad de los grupos el seguir velando por el orden y desarrollo de las sesiones”.

Entonces los panistas insistieron en la disculpa que debían los priistas: “Nosotros recogemos un sentir de la propia bancada, que no da por satisfecho ese interés expresado en la reunión de ofrecer una disculpa pública y abierta por lo sucedido, circunstancia que también Acción Nacional lo hubiera asumido con responsabilidad en la parte que le corresponda.

“Los diputados han expresado que no se dan por satisfechos y es tradición en Acción Nacional que, al no sentir este aspecto, ellos han tomado la decisión de retirarse de esta sesión por no encontrar ese ánimo de construir por un bien mayor que es México”.

En ese momento, el diputado del PT, Jaime Cárdenas, también anunció el retiro de su bancada, pues la actuación de los priistas “sentaba un precedente negativo. Se ha censurado la libertad de expresión. Se han reconvenido, contrario a lo establecido en el artículo 61 de la Constitución, las opiniones de los legisladores. Estas opiniones son inviolables”.

Ante la posibilidad de que quedaran en el recinto solo priistas y legisladores del PVEM, Ramírez Marín optó por dar por concluida la sesión, debido a que no había condiciones para continuarla.

Comentarios