Más de 600 mil damnificados por lluvias en el país: Cruz Roja

miércoles, 8 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F., 8 de septiembre (apro).- Daniel Goñi, presidente de la Cruz Roja mexicana, afirmó que las lluvias atípicas que en las últimas semanas han afectado a varios estados del país, han dejado hasta ahora "más de 600 mil damnificados".
         Dijo: "No es un cuestión menor. Además, el 99 por ciento es gente de superescasos recursos, lo que es lo más grave".
           El representante de la Cruz Roja, que ha promovido en varios estados una campaña de apoyo a los damnificados, señaló que la gravedad estriba en que, en muchos casos, los damnificados "pierden todo su patrimonio y para recuperarlo va a ser muy difícil".
           Dijo que, el pasado 28 de agosto en Veracruz, uno de los estados más afectados junto con Tabasco y Oaxaca, la Cruz Roja mexicana puso en marcha una primera fase de acopio de víveres, como alimentos, agua potable  y otros artículos de primera necesidad.
           Goñi afirmó que también hay graves daños por las lluvias e inundaciones en los estados de Guerrero, Chiapas y Tamaulipas.
           Explicó que, hasta el momento, la organización ha enviado 220 toneladas de ayuda a la población afectada, y confió que, en los próximos días, se puedan movilizar “muchas más” a las zonas afectadas.
           "Es importante que cooperemos. Ningún gobierno es capaz de solucionar por sí solo ninguno de los grandes desastres. La cooperación de la sociedad, en todos los problemas importantes del país, siempre es indispensable, y en este caso aún más", añadió.
             Indicó que ayer se inició una segunda etapa de búsqueda de ayuda humanitaria en los estados de Jalisco, Querétaro, Hidalgo, Morelos, México y Puebla, así como en el Distrito Federal.
            Afirmó: “En estos momentos necesitamos estar alerta todos y expresar, con el envío de más ayuda, la solidaridad con los afectados, para hacerles saber que no están solos".
             Señaló que, en esta ocasión, aunque no hubo un huracán, las lluvias caídas muy pronto en la temporada, desde julio, han situado en niveles próximos al máximo en la escala crítica los embalses del sur del país.
            "La desventaja es que, ya en julio, quedan las presas saturadas y el margen para que soporten todas las lluvias es muy limitado", añadió.
           Dijo que las lluvias fueron las más copiosas para un mes de julio en 25 años tras un julio de 2009 que, en contraste, fue el más seco en todo el país.

Comentarios