Levanta el Ejército a dos estadunidenses en Michoacán

lunes, 10 de enero de 2011

URUAPAN, Mich.,  10 de enero (apro).- Elementos del Ejército Mexicano irrumpieron en una fiesta privada en el municipio de Tancítaro, y “levantaron” a dos estadunidenses, entre ellos un funcionario de la oficina del sheriff del condado de San Diego, sin que hasta el momento se tengan noticias de ellos, denunciaron familiares de las víctimas.
    Se trata de Rogelio Segura Nava, de 28 años, quien es funcionario de la oficina del sheriff del condado de San Diego, California, así como el menor Joel González Segura, de 14 años, ambos nacionalidad estadunidense, así como del mexicano Marcos de la O, de 39 años, quienes fueron detenidos por el Ejército mexicano ayer en la noche.
De acuerdo con los familiares, ninguna autoridad ha informado sobre el paradero de los tres hombres “levantados”, y ante ese silenció acudirán ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y solicitarán apoyo a la embajada de Estados Unidos en México. Además, adelantaron que presentarán una denuncia penal por estos hechos en contra del Ejército.
Según los familiares, quienes pidieron el anonimato, los hecho ocurrieron en la población de Condémbaro, municipio de Tancítaro, la tarde del domingo 9 de enero.
Señalaron que al menos un centenar de personas que convivían en un lugar conocido como La Barranca vivieron horas de terror, miedo e incertidumbre, luego de que intempestivamente fueron rodeados por los militares, que llegaron al sitió aproximadamente a las dos de la tarde.
Según relataron los familiares de las víctimas, los uniformados dispararon al aire sus armas para amedrentar a los hombres, mujeres y niños que se divertían jugando; los obligaron a tirarse bocabajo.
Aseguraron que a todos los revisaron y quienes trataban de oponerse, eran golpeados a puntapiés o culatazos.
Denunciaron que una persona, de nombre Efraín Bucio Reyna se encuentra hospitalizada, ya que, al parecer, presenta varias fracturas de costillas y golpes en diversas partes del cuerpo, según su familia.
Agregaron que los soldados despojaron a las personas de dinero, celulares y alhajas; a las mujeres les quitaron la comida y tras amontonarla, le prendieron fuego a donde lanzaron cajas de plástico y varios gallos de pelea que perecieron calcinados. Luego se apoderaron de dos camionetas tipo Grand Cherokee, una blanca y una verde y se las llevaron, así como una motocicleta color rojo.
Acusaron que no hubo distinción alguna para niños y niñas, madres de familia, parejo fueron maltratados por los militares
Luego, los soldados se llevaron detenidos a Rogelio Segura Nava, quien es funcionario de la oficina del sheriff del condado de San Diego, California, quien se encontraba de visita con sus familiares, así como al menor Joel González Segura, de 14 años, también de nacionalidad estadunidense.
Se desconoce el paradero de los secuestrados y su estado de salud.
Por los familiares de las víctimas, aparte de presentar la denuncia penal y una queja ante la CNDH, solicitarán la intervención de la embajada de los Estados Unidos, por tratarse de dos ciudadanos de aquel país.
    Por la tarde, se informó que el Ejército Mexicano aseguró armamento y uniformes militares apócrifos que tenían la bandera de México y leyendas de la “Familia Michoacana” en el municipio de Tzitio, donde ayer se enfrentaron presuntos sicarios con agentes federales.
Mediante un comunicado de prensa, se informó que al momento y luego de intensos patrullajes, las corporaciones federales han decomisado tres armas largas, cinco cortas, 25 cargadores y 689 municiones útiles.
Los uniformes completos del estilo militar de la Organización Tratado Atlántico Norte (OTAN), que llevan bordados en uno de sus costados la enseña nacional y al otro lado un escudo rodeado de la leyenda Familia Michoacana, además de las siglas en las solapas del cuello, son parte del equipo táctico que aseguraron tropas castrenses, junto con un arsenal y la tonelada de marihuana.

Comentarios