"Borracho, Cabañas comenzó el pleito", alega "El JJ"

martes, 18 de enero de 2011

MEXICO, DF, 18 de enero (apro).- El presunto narcotraficante José Jorge Balderas Garza, El JJ, aseguró que el futbolista Salvador Cabañas fue quien buscó pelear el día del ataque en el Bar Bar, en enero de 2010.
Luego de ser detenido en Bosques de las Lomas, Balderas Garza explicó que el jugador paraguayo se puso agresivo dentro del baño y, por su estado de ebriedad, éste le dio un codazo.
En entrevista con Carlos Loret de Mola, transmitida durante el noticiero de Televisa que conduce Joaquín López Dóriga, El JJ dijo que Cabañas “se puso a pelear adentro del baño, se puso a pelear conmigo porque andaba borracho el amigo”.
Detalló que el baño del Bar-Bar era muy pequeño y, al salir de uno de los excusados, se topó con que el futbolista estaba en el mingitorio, obstruyéndole el paso.
“Me echó bronca a mí, me dio un codazo el amigo, es un baño muy pequeño, me tiró un golpe, traté de calmar la situación, pero andaba muy borracho, peleamos y entró El Contador y le dieron un balazo”, se deslindó en la entrevista.
También señaló que a Francisco José Barreto García, El Contador, le pagaba unos 50 mil pesos mensuales por trabajar como su escolta, pero en ese momento se encontraba fuera del baño, por lo que no cree que haya escuchado la confrontación.
“A lo mejor, en su borrachez, en su loquera, vio algo más él; como que algo más estaba pasando, más fuerte, no sé”.
Aunque reconoció que el futbolista le lanzó codazos, empujones y cabezazos, afirmó que él no le dio el balazo.
“El balazo no se lo di yo. Ahora, ¿quién dice que la pistolita esa no la traía Cabañas?”, reviró.
Luego del ataque, dijo que se refugió con Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, con quien sólo tiene una relación de amistad, mas nunca trabajó dentro de su célula criminal.
Dijo que permaneció en un departamento en Cuajimalpa y luego en una casa en Atizapán hasta habitar la casa de Bosques de las Lomas, donde finalmente fue capturado esta mañana.
Sostuvo que él trabaja de manera independiente y se dedica al narcomenudeo en los municipios mexiquenses de Naucalpan, Tlanepantla y Cuautitlán Izcalli, donde vendía de 15 a 20 kilogramos de cocaína a la semana, la cual compra en la frontera sur del país.
Finalmente, El JJ rememoró cómo fue detenido, a causa de “algún chismoso”. “Estaba en la casa, llegaron, tocaron la puerta y los dejé entrar”, aceptó.