La narrativa de los siglos XIX y XX en una obra del Colmex

viernes, 7 de enero de 2011

MÉXICO, DF, 5 de enero (apro).- Entre las obras que en este concluyente 2010 se editaron para celebrar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana, se encuentra Doscientos años de narrativa mexicana, publicada en dos tomos por El Colegio de México (Colmex), que ofrece distintas visiones de ese género de la literatura nacional desde José Joaquín Fernández de Lizardi hasta Jorge Volpi.

La obra fue compilada y editada por Rafael Olea Franco, doctorado en literatura hispánica por la Princeton University y el Colmex, en el que en este último es actualmente profesor investigador del Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios.

Es también especialista en la obra del escritor argentino Jorge Luis Borges, así como en la narrativa mexicana de los siglos XIX y XX, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN), y autor de los libros En el reino fantástico de los aparecidos: Roa Bárcena, Fuentes y Pacheco y la edición crítica de La sombra del caudillo, de Martín Luis Guzmán, entre otros.

El título, indica el investigador en la nota editorial, es un homenaje al libro de Mariano Azuela Cien años de novela mexicana, publicado en 1947, en el cual el autor de Los de abajo reunió las conferencias que había impartido como miembro de El Colegio Nacional.

Luego explica que se emitió una convocatoria e invitación, pidiendo a los colaboradores de los dos volúmenes “algo sencillo y a la vez complejo: contribuir con ensayos que ofrecieran a los lectores interesados en la literatura mexicana de los siglos XIX y XX, una primera aproximación crítica a la obra de un escritor particular, desde un punto de vista analítico que tendiera a abarcar, cuando fuera posible, la mayor parte de sus textos narrativos...”

Añade que se pensó en que fueran didácticos, dirigidos a los estudiantes universitarios de literatura pero también al público en general.

Para el primer volumen, Olea Franco contó con la colaboración de Pamela Vicenteño Bravo para la edición. Está dedicado al siglo XIX y reúne 14 ensayos de igual número de investigadores, dedicados a sendos escritores: María Rosa Palazón Mayoral escribe sobre Fernández de Lizardi; Christopher Conway, de Ignacio Manuel Altamirano; Olea Franco, de Roa Bárcena; Manuel Sol, de Luis G. Inclán; José Ortiz Monasterio y María Teresa Solórzano Ponce, de Vicente Riva Palacio; Margo Glantz, de Manuel Payno, y Ana Laura Zavala Díaz, de José Tomás de Cuellar.

Asimismo, Blanca Estela Treviño García, de Pedro Castera; Adriana Sandoval, de Rafael Delgado; Yliana Rodríguez González, de Ángel de Campo; Belem Clark de Lara, de Manuel Gutiérrez Nájera; Klaus Meyer-Minnemann, de Amado Nervo; Pablo Mora, de Laura Méndez de Cuenca, y Javier Ortiz, de Federico Gamboa.

El segundo tomo, compilado con la colaboración de Laura Angélica de la Torre, cuenta con 22 ensayos, aunque en este caso no es para igual número de escritores. Hay dos para el caso de José Emilio Pacheco, uno de Edith Negrín y otro de Olea Franco, quien aclara:

“En el proceso de edición de estos volúmenes, hubo el riesgo de que no contáramos con un ensayo sobre la obra narrativa de José Emilio Pacheco. Este riesgo me indujo a desechar otro trabajo que estaba preparando y a asumir yo mismo esa tarea. Afortunadamente, al final pudimos contar con dos ensayos sobre el autor, los cuales ofrecemos en el segundo volumen, como visiones complementarias de este esencial escritor mexicano del siglo XX.”

Escriben además Víctor Díaz Arciniega sobre Mariano Azuela; Fernando Curiel Defossé, de Martín Luis Guzmán; Elena Madrigal, de Julio Torri; Luzelena Gutiérrez de Velasco, de Nellie Campobello; Lourdes Franco Bagnouls, de Jaime Torres Bodet; Evodio Escalante, de Arqueles Vela; Christopher Harris, de Agustín Yáñez; Álvaro Ruiz Abreu, de José Revueltas; Yvette Jiménez de Báez, de Juan Rulfo, y Raquel Mosqueda, de Josefina Vicens.

También Françoise Peras, de Rosario Castellanos; Lucía Melgar, de Elena Garro; Georgina García Gutiérrez Vélez, de Carlos Fuentes; Ana Rosa Domenella, de Jorge Ibargüengoitia; Amadeo López, de Salvador Elizondo; Elizabeth Corral, de Sergio Pitol; Sabine Schlickers, de Vicente Leñero; Ignacio M. Sánchez Prado, de Carlos Monsiváis; Martha Elena Munguía Zataráin, de Cristina Rivera Garza, y Tomas Regalado López, de Jorge Volpi.

Hay ausencias. Olea Franco menciona entre ellas a Heriberto Frías, Justo Sierra O’Really, Juan José Arreola y Fernando del Paso, cuyos ensayos “ya comprometidos” no se concretaron por diversas razones. Y en otros casos, dice, “no pude (o no supe) encontrar a algún investigador que asumiera el reto de redactar una aproximación crítica sobre otros escritores”. Como sea, se aclara desde el inicio que no es una obra exhaustiva.

Los ensayos hablan sobre la biografía, la obra de cada autor y el contexto en el cual se desarrolla. Se incluye además en cada caso una bibliografía.