Lluvias y ríos desbordados afectan a 75 mil en Tabasco

viernes, 14 de octubre de 2011
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El Sistema Estatal de Protección Civil reportó que unas 75 mil personas de nueve municipios se encuentran afectadas por lluvias y desborde de ríos, y las pérdidas en el campo sobrepasan los 750 millones de pesos. Sin embargo, el gobernador Andrés Granier Melo se quejó de que el gobierno federal sólo reconozca 18 mil damnificados, lo que imposibilita más la ayuda del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden). El director de Protección Civil estatal, Roberto López Romero, informó que la más afectada es la región de Los Ríos, que comprende los municipios de Tenosique, Balancán, Emiliano Zapata, Jonuta y Centla, que son atravesados por el río Usumacinta que hoy superó los 2.15 metros de su escala crítica. Dijo que el Usumacinta arrastra un volumen de seis mil 763 metros cúbicos por segundo, 10 veces más de lo que el río Grijalva circula actualmente frente a Villahermosa, ejemplificó. Reportó que elementos del Ejército y la Marina apoyan a las autoridades locales en la atención a la población y que mientras siga alto el nivel del Usumacinta, “la situación seguirá empeorando”. Los ríos de La Sierra, Grijalva, Tulijá y Puxcatán también se encuentran por encima de su escala crítica y afectan comunidades rurales de los municipios de Macuspana, Nacajuca, Jalpa de Méndez y Centro (Villahermosa). Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en sólo 12 días se han registrado en Tabasco lluvias de 210 milímetros, 53% de los 396 milímetros que normalmente cae en todo octubre. La delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa) reportó que 160 mil hectáreas se encuentran siniestradas, de las que 94% son pastizales y el resto de cultivos, lo que equivale a pérdidas estimadas en más de 737 millones de pesos. Aparte, se ha movilizado a más de 100 mil cabezas de ganado a zonas altas y, aunque no se han presentado muertes de semovientes, el costo de la renta de praderas recae en los ganaderos de la región. El gobernador alertó que la situación por las lluvias y anegaciones seguirá complicada y que la principal preocupación es el crecimiento del río Usumacinta. Dijo que se requiere más ayuda con base en las reglas del Fonden para atender a los 75 mil damnificados, pero que hasta ahora el gobierno federal “sólo reconoce 18 mil”. En la histórica inundación de finales de 2007, casi tres cuartas partes del territorio tabasqueño quedaron bajo el agua, con saldo de más de un millón de damnificados. En 2008, el desbordamiento del río Usumacinta anegó los cinco municipios de la región de Los Ríos, que hoy también son víctimas del llamado “mono sagrado”. En 2009, la inundación fue en la región de la Chontalpa que comprende los municipios de Cárdenas, Huimanguillo, Nacajuca, Jalpa de Méndez, Comalcalco y Cunduacán. El año pasado, la tragedia abarcó 12 de los 17 municipios de la entidad. De acuerdo con el Gobierno del Estado, las últimas cuatro inundaciones (de 2007 a 2010) han dejado pérdidas materiales por más de 50 mil millones de pesos, casi el presupuesto anual del estado, sin incluir las pérdidas actuales aún sin contabilizar.