Frustran ataque de "La Familia Michoacana" a policía municipal de Zinancantepec

lunes, 17 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Integrantes de la organización delictiva La Familia Michoacana, que pretendían atacar a la policía municipal de Zinancantepec, Estado de México, fueron detenidos con armas, explosivos y equipo táctico por fuerzas especiales de esa entidad. Francisco Javier Almazán Mondragón, El Brujo y/o Azul, de 26 años; Pablo Carreto Torres, El Lucky y/o Gordo, de 18 años; y un adolescente de 16 años apodado El Jhon fueron capturados por elementos del grupo especial G-60 para la detención de delitos de alto impacto. En conferencia de prensa conjunta, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) y la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) explicaron que tenían información sobre posibles ataques a instalaciones y personal de la Policía Municipal de Zincantepec y que se realizarán hoy como parte de una venganza de La Familia Michoacana. De acuerdo con declaraciones de los detenidos, sus primeros objetivos iban a ser patrullas ubicadas en puntos específicos de vigilancia. El objetivo, dijeron, comenzar una "guerra" entre la autoridad y la organización criminal. Afirmaron que los ataques eran en respuesta a la detención de Ángel Toscano Pérez, El Coyote, el pasado 9 de octubre, quien estaba a cargo de la plaza en Almoloya y Zincantepec para el cártel de La Familia Michoacana. Por esa razón fueron desplegados un centenar de elementos del G60 en un operativo que permitió dar con dos centros de operaciones del grupo criminal en el poblado de Santa María Endere en el municipio de Jocotitlan y en la colonia El Seminario, en Toluca, donde fueron detenidos los tres presuntos narcos que tenían encomendado iniciar los atentados contra la policía municipal. Durante su captura se les aseguraron 13 fusiles de asalto semiautomáticos, siete de ellos tipo AR-15 calibre .223 mm, así como seis armas AK-47 calibre 7.62 mm y dos ametralladoras tipo UZI calibre .9mm. Además uno de los fusiles AR-15 cuenta con un lanzagranadas calibre .40 mm, explosivos que por sus características tienen la capacidad de volcar un vehículo en movimiento y causar daños mortales a quienes se refugien en instalaciones. La organización criminal contaba también con mil 650 cartuchos útiles que se encontraban en 49 cargadores listos para usarse, ocho chalecos antibalas y dos granadas de fragmentación.

Comentarios