Hillary Clinton compara a cárteles mexicanos con terroristas

jueves, 27 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, afirmó que las actividades que realizan los cárteles de la droga mexicanos son similares a las de los terroristas. En septiembre del año pasado, Clinton suscitó protestas del gobierno mexicano cuando afirmó que los cárteles mexicanos representan una insurgencia y comparó la situación de México con la que vivió Colombia en la década de los 80. Hoy, la funcionaria fue más allá al comparar las actividades criminales de los cárteles con las que realizan los terroristas. Durante su comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, convocada para abordar el tema de Pakistán, la funcionaria recibió dos preguntas sobre temas hemisféricos relacionados con Cuba y México. A la pregunta hecha por la representante republicano por Florida, Connie Mack, presidente del Subcomité del Hemisferio Occidental, sobre las actividades de los cárteles mexicanos la funcionaria respondió: “He expresado mi preocupación sobre eso en el pasado y somos sensibles a las características que estos cárteles de las drogas han adoptado, que, ciertamente, se asemejan a actividades terroristas.” Mack, quien sostiene que México requiere un plan contrainsurgente para derrotar a los cárteles de las drogas, recordó a Clinton que ella ha usado esa afirmación cuando se ha referido a las organizaciones criminales que operan en territorio mexicano. Clinton reviró: “Yo dije que tenían características de una insurgencia, pero soy muy sensible a los legítimos cuestionamientos del gobierno mexicano sobre si esas características son tales que deben ser definidas así. “Estamos conscientes de las preocupaciones del gobierno mexicano de que, en su opinión, no mezclemos manzanas con naranjas y nos enfoquemos en la criminalidad, y no en mezclarla con algo más”, abundó Clinton. Esta no es la primera vez que funcionarios estadunidenses advierten que los narcotraficantes mexicanos han adoptado nuevas tácticas. En octubre del año pasado, Roberta S. Jacobson, subsecretaria de Estado, afirmó que las operaciones de los cárteles tienen como nuevo objetivo atemorizar a la ciudadanía y presionar al gobierno. Días después de esa declaración, el propio secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, admitió que “ha habido acciones cuyo perfil criminal tiene un alto impacto social que simulan o asemejan esas acciones (terroristas)”, aunque negó que en México haya terrorismo. “Castro debe dejar el poder” Sobre Cuba, ante los cuestionamientos de los legisladores respecto a que Estados Unidos se ha vuelto más tolerante con el régimen instaurado por Fidel Castro, Clinton afirmó tajante: “Nuestra posición ha sido la misma durante más de 50 años. Creemos que Fidel Castro debe irse”. La declaración de Clinton cobró fuerza luego de que hace un par de días el presidente estadunidense, Barack Obama, afirmó que la forma en que murió el derrocado líder libio Muamar El Gadafi, “envía un fuerte mensaje a los dictadores en el mundo de que la gente en el largo plazo será libre, y que ellos necesitan respetar los derechos humanos y las aspiraciones universales de las personas”. El cuestionamiento sobre ese tema salió de la presidenta del Comité de Relaciones Exteriores, la republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen, quien afirmó que Washington mantiene un “doble rasero” en su política hacia Cuba, ya que no le aplica el mismo mensaje que envió a Gadafi al declarar que debía abandonar el poder en Libia. Clinton negó que exista un doble rasero pero admitió que sí hay un “necesario doble enfoque”, que se traduce en la asistencia humanitaria y en medidas como la relajación de las restricciones de viaje y de envío de remesas. “Queremos democracia para Cuba, pero también queremos llevar ayuda a la gente que pide cambio”, puntualizó. Estados Unidos y Cuba cancelaron relaciones diplomáticas desde hace casi medio siglo, cuando en febrero de 1962 Washington decretó un embargo total contra la isla bajo el régimen comunista.

Comentarios