Derrame en ducto de Pemex afecta a 50 mil veracruzanos

lunes, 31 de octubre de 2011
XALAPA, Ver. (apro).- El derrame de crudo provocado por una toma clandestina en uno de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) afecta a cerca de 50 mil habitantes del municipio de Coatzintla, al norte de la entidad, ya que el hidrocarburo contaminó los arroyos que surten de agua a los pobladores. Nohemí Guzmán, titular de la Secretaría de Protección Civil en el estado, señaló que a consecuencia de este derrame pobladores de diversas comunidades de ese municipio se quedaron sin agua potable y las pipas que se han enviado han sido insuficientes para abastecer a los afectados. Desde la tarde del domingo 30, personal de Pemex y de Protección Civil realizan labores para contener la fuga de crudo registrada en el tramo Coralillo-La Laja, municipio de Coatzintla, provocada por una toma clandestina en el oleoducto de 16 pulgadas Humapa-Poza Rica, ubicada a unos cien metros del río Cazones. En el sitio se encontró, según las autoridades, un contenedor en jaula ocupado para el transporte de líquidos, el cual tenía un cuarto de su capacidad con petróleo crudo, y a la toma clandestina estaba conectada una manguera de dos pulgadas que vertió el hidrocarburo directamente al afluente. El derrame del crudo dañó a su paso la toma de agua del municipio de Coatzintla y contaminó el cárcamo donde se ubican las líneas de conducción y bombeo, así como dos tanques de almacenamiento de mil y 700 metros cúbicos que abastecen a la población del líquido vital, cuya distribución tuvo que ser interrumpida. Ante ello, la funcionaria estatal señaló que con el apoyo de las dependencias del ramo están llevando pipas a la población para surtirles el líquido, sin embargo, la acción ha sido insuficiente, pues hay varias comunidades afectadas. “Estamos hablando de cerca de 50 mil personas que desde el domingo se vieron afectadas por este incidente”, precisó. En un comunicado, la paraestatal aseguró haber atendido de inmediato la contingencia, con la suspensión del bombeo y cierre de válvulas del oleoducto de 16 pulgadas, ubicado en el tramo Tajín-Poza Rica. Sin embargo, habitantes de la zona denunciaron que la mancha de crudo ha contaminado ya varios kilómetros del río Cazones y provocado daños tanto en especies acuáticas como en terrenos y cultivos.