Ejecutan a cinco en Acapulco, padre e hijo entre las víctimas

sábado, 8 de octubre de 2011
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Al menos cinco personas han sido asesinadas, entre ellas un agente vial y su hijo menor de edad, este sábado en distintos puntos de Acapulco, indican reportes oficiales. La ola de violencia que no cesa en este destino de playa, ocurre en el contexto del operativo "Guerrero Seguro" que pretende revertir la grave situación que persiste en la segunda ciudad más violenta en el país. A las 10:00 horas un comando irrumpió en una vivienda, ubicada en la calle Las Torres de la colonia La Mica, en la zona conurbada de este puerto, donde ejecutaron a un agente de la Policía Vial, así como a su hijo, indica un reporte de la policía local. Las víctimas fueron identificadas como Neftalí Romero Solano, de 35 años y Jesús Emanuel Romero Hernández, de 16 y estaban tiradas en el interior de un cuarto donde intentaron refugiarse. Durante el ataque armado otros dos hijos del uniformado victimado resultaron lesionados: Diana, de 13 y Ángel de cinco, agrega el reporte. Previamente, a las 09:00 horas un hombre fue ejecutado cuando viajaba en su auto sobre la avenida Niños Héroes, a la altura de la calle Baja California de la colonia Progreso. La víctima identificada como Bernardo Alvarado Rodríguez, presentaba un impacto de bala en el cuello y su cuerpo quedó en el asiento del piloto de un auto Honda Accord con placas de circulación del estado de Morelos PVM-96-94. Antes, a las 04:15 horas, fue encontrado otro hombre asesinado a tiros en el interior de un taxi abandonado en la colonia Emiliano Zapata. La víctima presentaba un disparo en la nuca, indica el parte oficial. Mientras que aproximadamente a las 03:22 horas, fue reportado el hallazgo de otro hombre asesinado a balazos sobre la avenida Cuauhtémoc, a la altura del Puente Bicentenario. El reporte de las autoridades refiere que el cadáver presenta al menos dos balazos en la cabeza. Ayer a las 20:00 horas sujetos armados protagonizaron una balacera al interior de un centro comercial, ubicado sobre la calzada Pie de la Cuesta. El hecho, que no dejó víctimas fatales sólo daños materiales, se originó cuando los hombres armados intentaron despojar de su auto a un civil procedente del Distrito Federal, que decidió impactar la unidad sobre las puertas de acceso a la plaza comercial para escapar de sus agresores. Enseguida se desató una balacera que provocó psicosis entre las personas que estaban en el lugar. Luego arribaron policías de los tres niveles de gobierno, mientras que los gerentes de la plaza decidieron desalojar y cerrar el inmueble.