Debe respetarse la jurisdicción mexicana en el caso Cassez: García Ramírez

martes, 15 de febrero de 2011

MADRID, 15 de febrero (apro).- El expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sergio García Ramírez, declaró hoy que en el caso de Florence Cassez, “debe respetarse la jurisdicción mexicana en todo lo que el caso atañe”.

“Creo que México puede ser muy explicativo del por qué de las medidas que ha tomado a la escala judicial”, dijo antes de su participación en el foro Iberoamérica frente al feminicidio: El fin de la impunidad, organizado por la Universidad Carlos III de Madrid, celebrado en la Casa de América.

“Yo encuentro fuera de lugar que se lance toda una campaña en relación con México, en relación con este caso que puede revisarse, pero no poniendo en predicamento cancelaciones entre los dos gobiernos y entre dos pueblos”, dijo en referencia al diferendo diplomático derivado del caso en el marco de la celebración del año de México en Francia.

El exprocurador general de la República en el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-1988) consideró que en el tema se está confundiendo un tema de orden judicial con otro de política y cultura.

“Me apena lo que está pasando porque la relación de México y Francia, como estados soberanos y pueblos amigos, era una relación buena que yo espero que se restablezca”, dijo el también investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Reconoció que cualquier país está en el derecho de proteger a sus nacionales en un proceso penal, pero aclaró que todo debe verse en base a ciertas reglas de entendimiento, “y no son las que se están observando”, opinó.

Explicó que la pretensión de Francia de que le sea entregada la francesa Florence Cazzes (en base a la convención de Estrasburgo), para cumplir sentencia en su país, hay aspectos que revisarse, que son a los que México se ha acogido.

“México ha dictado una sentencia de instancia final, el hecho de que eventualmente pueda cumplirse en otro lugar que no en el país que ejerce la jurisdicción, podría en ese otro país, determinar ajustes en la entidad de la pena o en la duración de la pena, y es lo que México no aceptaría”, dijo.

Entonces, dijo, ahí está el problema, “hasta donde sé es un punto importante por lo que México no aceptó”.

Además, dijo, de que no era posible, porque estaba pendiente de dictar la sentencia y los tratados a los que alude Francia, son para que se cumpla una sentencia ya dictada.

“Entonces, para México resulta muy complicado y no aceptable cualquier revisión de su sentencia”, dijo García Ramírez.

“Porque el tema no es cómo cumplimos la sentencia, sino cómo no la cumplimos”, dijo en referencia a la postura francesa.

Comentarios