Conflicto con Francia, hasta donde Sarkozy quiera: SRE

jueves, 17 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 17 de febrero (apro).- El gobierno de México advirtió que la crisis diplomática con Francia, desatada por la negativa de una tribunal federal de otorgar un amparo a la ciudadana de ese país europeo, Florence Cassez, llegará hasta donde el presidente Nicolas Sarkozy quiera que llegue.

Mientras tanto, en Francia continúan las críticas de diputados y senadores de oposición, así como del propio partido en el poder, la Unión por un Movimiento Popular (UMP) por la actitud que ha asumido el gobierno de Sarkozy sobre el caso.

En México, la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Lourdes Aranda, precisó que el gobierno del presidente Felipe Calderón no escalará el conflicto porque se trata de “una cosa juzgada y, por tanto, no tiene por qué ser materia de la relación bilateral”.

Entrevistada en el Senado de la República, donde participó en la presentación del libro Hacia un Diálogo entre México y China, en acto organizado por la Comisión Asía Pacífico de la Cámara de Senadores, que preside el priista Carlos Jiménez Macías, Aranda señaló que el gobierno mexicano confía en que el conflicto “no tenga necesidad de llegar más lejos.

Sin embargo, reiteró que llegará hasta donde Sarkozy quiera que llegue.

“Estamos dando seguimiento oportuno a las reacciones que tenga el gobierno francés, muy atentos a lo que allá surja al respecto”, apuntó la subsecretaria.

Mientras tanto, en París, diputados y senadores de todas las tendencias políticas, incluida la del partido en el poder, criticaron la postura y la forma en que el presidente francés está conduciendo el caso de Florence Cassez.

De acuerdo con información difundida por agencias internacionales, el presidente del grupo socialista en la Asamblea Nacional (cámara baja), Jean-Marc Ayrault, declaró que el camino escogido por Francia en el caso de Florence Cassez es incorrecto.

“La imagen de Francia está extremadamente degradada. Se puede defender un caso humano y al mismo tiempo tener una alta responsabilidad de los intereses de Francia”, declaró Ayrault.

En tanto, el diputado Christian Vanneste, del partido en el gobierno en Francia, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), llamó también a respetar a México y al sistema judicial mexicano.

Pese a ser miembro del comité de apoyo parlamentario a Florence Cassez, Vanneste llamó a terminar 'con las humillaciones completamente inútiles' hacia México realizadas en el marco de este asunto.

“Basta. Ya estamos hartos de ver hoy en día cómo la imagen de Francia en el mundo, la voz que Francia debería portar, está alterada por un asunto (el caso Cassez) que no termina nunca”, declaró el líder socialista en el Senado, Jean-Pierre Bel, quien boicoteó este jueves una reunión con la canciller de Francia, Michele Alliot-Marie, implicada en un escándalo por un viaje que realizó a Túnez con su familia, llegó a decir que la ministra debería pensar en dimitir por ese asunto y por el caso Cassez.

A su vez, el senador socialista Robert Badinter, artífice de la abolición de la pena de muerte en Francia, dijo que comprendía “la reacción muy fuerte” de las autoridades mexicanas en el caso.

“Pongámonos por una vez del lado de México y de las autoridades mexicanas. Una joven acusada, juzgada y condenada. Sea verdadero o falso no nos toca a nosotros decirlo', declaró Badinter, exministro de Justicia.

Para el líder del centro político en Francia, el excandidato presidencial y dirigente del partido Modem, Franþois Bayrou, la elección tomada por las autoridades francesas “de buscar el enfrentamiento” en el caso Cassez resulta “contraproducente”.

Sobre el caso también se ocupó el diario Le Figaro, que en un artículo señaló que el gobierno francés se siente “traicionado” por México, debido a la negativa de otorgar un amáro a Cassez.

Un día después de que el embajador de México en Francia, Carlos de Icaza, abandonara una sesión del Senado por la alusión al caso que hizo la ministra de Relaciones Exteriores, Michèle Alliot-Marie, el diario aseguró que la relación entre ambos países ha caído en un impasse.

"Mientras México se crispa, París se siente traicionado, indicó una fuente cercana al caso", señala el texto.

Comentarios