Gobierno y bancos, corresponsables del crecimiento del narco: Sandoval Íñiguez

viernes, 18 de febrero de 2011

GUADALAJARA, Jal., 18 de febrero (apro).- El cardenal Juan Sandoval Iñiguez criticó la labor de las secretarías de Salud y de Educación Pública, y afirmó que con la aplicación de impuestos y las altas tasas de interés, el gobierno y los corporativos bancarios han propiciado el crecimiento del crimen organizado en México.
    En su columna titulada “La palabra del Pastor”, que aparecerá el próximo domingo 20 en “El Semanario”, periódico de la Arquidiócesis de Guadalajara, el prelado afirma que la “violencia institucional” es la causa del empobrecimiento de la población, que a su vez, agrega, provoca la “violencia de sangre” que sufre el país.
"Esta violencia institucional, de efectos poco visibles, pero sí profundamente sensibles y permanentes, es la que ha propiciado, como digo, la ignorancia, el resentimiento y la miseria de tantos mexicanos, que al no ver posibilidad alguna de progreso, son presa fácil para engrosar los cárteles de la droga, las agrupaciones criminales, cuyos miembros, enfrentados entre sí, se disputan las plazas y el dinero fácil y abundante, dejando una estela de violencia, sangre, crueldad, atentados y muertes cada día más abundantes, tanto de narcos y sicarios como de personas inocentes", se lee en el texto.
    De acuerdo con el cardenal de Guadalajara, la dureza del gobierno con los impuestos, o de los bancos con sus altas tasas de interés, ha propiciado un empobrecimiento de la sociedad, dejando a muchos sin salida, orillándolos a tomar medidas desesperadas.
"La violencia en las instituciones se da en el gobierno; en un gobierno recaudador que favorece cargas impositivas cada día más duras a los contribuyentes; ese gobierno que, además, deja impunemente sin castigo los enormes fraudes que de manera permanente cometen muchos de los funcionarios y servidores que detentan cargos públicos en esta nación", puntualiza.    
Y añade: "Esa violencia también se da en las instituciones bancarias, la mayoría en manos de extranjeros, en donde hay directivos muy pulcros y bien educados, pero que contribuyen al detrimento económico del país y de aquéllos que solicitan o requieren sus servicios, haciéndoles pagar cargos desmedidos por realizar transacciones; tasas de interés muy altas en caso de préstamos, o escaso pago de los mismos, cuando de depósitos o ahorros se trata".
    Sandoval Iñiguez también critica a los empresarios que, afirma,  “pagan sueldos bajísimos a sus empleados”, que no alcanzan para cubrir las necesidades básicas del techo, vestido y sustento.
Esa violencia institucional, apunta, se da en muchos sindicatos, “esos enormes cotos de poder político y económico que se crearon hace muchos años como soporte del régimen y que ahora obstruyen, con sus "conquistas" inamovibles, el desarrollo de México".
En su columna, el prelado también se refiere al sistema educativo de México, que, dice, “anda por los suelos porque está politizado”, y afirma que en Petróleos Mexicanos (Pemex), donde está “la principal riqueza de México”, abunda la corrupción y la falta de rendición de cuentas.
Sobre las instituciones de Salud, asegura que están corrompidas y que el IMSS es inflexible y no perdona a quienes deben sus cuotas, pero a cambio ofrece un servicio “cuestionable”.
Y propone: "No se trata sólo de salir a la calle a protestar, ni de exigir la fuerza del Estado para aplastar a los grupos de maleantes, es necesario buscar las causas profundas e ir poniendo remedio desde la raíz”.
Luego remata: “Se requiere acabar con la impunidad institucional, hacer que brille la justicia y la honestidad de quienes integran cualquier entidad pública o de carácter privado; sólo así podrán generarse la paz y el progreso de nuestra patria, dando la posibilidad a que cada día más mexicanos, trabajando y siendo responsables, puedan vivir honesta, tranquila y decentemente, y no se vean empujados a engrosar las filas de la criminalidad, tal como sucede actualmente".

Comentarios