Urge renovar la vida pública: López Obrador

lunes, 28 de febrero de 2011

MÉXICO, D. F., 28 de febrero (apro).- El excandidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, afirmó este lunes que para enfrentar la crisis en México es indispensable renovar la vida pública del país y recuperar democráticamente al Estado, que ha sido secuestrado y convertido en un comité al servicio de una minoría rapaz en el gobierno.
         En una reunión con pequeños y medianos empresarios, organizada por Alfonso Durazo y el senador Dante Delgado, el político tabasqueño afirmó que para lograr dicha transformación, lo primordial no es asumir la Presidencia de la República en 2012, sino que una vez logrado ese objetivo comenzarán los cambios necesarios para cambiar al país en materia económica, política y social.
Para ello, dijo, se debe fortalecer la hacienda pública mediante la aplicación de una política fiscal progresiva y con un plan de austeridad republicano, además de terminar con los privilegios fiscales, es decir que paguen impuestos las grandes corporaciones, y aligerar la carga fiscal a la mayoría de los contribuyentes.
De acuerdo con López Obrador, se debe reducir el oneroso gasto gubernamental, eliminando privilegios de la alta burocracia, y destinar esos ahorros al desarrollo y a programas sociales.
Tras ello, el exjefe de Gobierno del Distrito federal enumeró los diez puntos de su Proyecto Alternativo de Nación, cuya versión ampliada será presentada el 20 de marzo en el Auditorio Nacional.
Entre otros puntos, destacó el impulso de una política de rescate al campo, “con apoyo a productores para garantizar la soberanía alimentaria”, así como utilizar al sector energético como palanca de desarrollo y dejar de importar crudo para procesarlo en el país.
Además, consideró necesario recuperar del abandono e impulsar la industria petroquímica, evitar la quema de 300 millones de pies cúbicos diarios de gas, y operar a toda su capacidad las hidroeléctricas y otras plantas de generación de energía de la Comisión Federal de Electricidad, para limitar la compra de electricidad a empresas privadas.
            El exdirigente perredista sostuvo que en su Proyecto Alternativo de Nación se plantea reducir los precios de las gasolinas, el diesel, el gas y la electricidad a los consumidores de las medianas empresas, así como revertir la degradación ambiental, plantando en el sureste un millón de hectáreas de árboles con propósitos ambientales.
Al referirse a las telecomunicaciones, señaló que buscará animar la competencia, y que si Carlos Slim quiere operar un canal de televisión, deberá hacerlo “al igual que cualquiera de los empresarios”.
El mismo mensaje envió a Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego, dueños de Televisa y TV Azteca, respectivamente, a quienes dijo que si quieren seguir en el negocio, deberán evitar monopolios y alentar la competencia.
Y agregó: “Se debe establecer el Estado de bienestar, garantizar el derecho de todos los mexicanos a la alimentación, al salario bien remunerado, a la educación, a la salud y a la seguridad social”.
Cuando uno de los empresarios le preguntó qué tipo de reforma laboral y energética impulsará si asume el poder en 2012, López Obrador respondió que será diferente a la que ha planteado el Fondo Monetario Internacional, en virtud de que estará basada en un plan de desarrollo.
En cuanto al tema del narcotráfico, señaló que se debe impulsar un plan de bienestar nacional para terminar con el flagelo e impedir que los jóvenes sean cooptados por los cárteles de la droga, así como operar verdaderas agencias de inteligencia para combatir al crimen organizado, porque las actuales son instituciones que espían a la gente y a los políticos.
Otra forma de terminar con la violencia, añadió, es nombrar a otro tipo de funcionarios al frente de corporaciones policiacas.
         
Los riegos de una alianza con el PAN

En la UNAM, durante la conferencia titulada “La izquierda rumbo al 2012”, en la que también participó López Obrador, el académico Héctor Díaz Polanco recalcó el riesgo de aliarse con la derecha para lograr no una alternancia, sino una transición de poderes, que ya sucedió en el 2000 con el panista Vicente Fox, “y ya ven cómo nos fue”, sentenció.
            Sostuvo que si la izquierda no pone límites, correrá el riesgo de diluirse, porque en la actualidad sólo hay dos proyectos de país: “el oligárquico neoliberal y otro que propone transformaciones profundas para refundar la nación”, como el Proyecto Alternativo de Nación de López Obrador, dijo.
           “La meta es sacar al país de ese falso dilema y sacar a la camarilla mafiosa de la izquierda que se siente bien con el PRI y con el PAN, porque yo no le creería a un político de los que se dicen modernos, aunque me planteara un proyecto más radical que el de López Obrador”, puntualizó.
          En su oportunidad, el académico e investigador Rolando Cordera resaltó que el tema de la alternancia se vuelve a plantear después de 12 años de triste y corrosiva alternancia panista y de cuatro años de crisis del capitalismo, por lo que instó a la izquierda a rescatarse a sí misma.
          De su lado, el académico Octavio Rodríguez Araujo destacó que muchos perredistas están como la actriz Julia Roberts en la película “Durmiendo con el enemigo”, pues no les importan los principios, sino derrotar al PRI, y “si las izquierdas actuales no se diferencian de las derechas ¿para qué sirven?”, inquirió.
“Si es por el financiamiento público, cargos de elección popular en municipios, diputaciones y senadurías, eso debe cambiar, porque de seguir así, el PRD no ganará la Presidencia en el 2012 y desaparecerá”, apuntó.
Consideró que el PRD se debe refundar ahora o formar un nuevo partido, porque de lo contrario el país transitará a un bipartidismo que, al igual que en Estados Unidos, volverá a la izquierda en un organismo marginal.

Comentarios