Cevallos impulsa alianza PAN-PRI, acusa AMLO

jueves, 3 de febrero de 2011

SAN SALVADOR ATENCO, Edomex., 3 de febrero (apro).- El excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador aseguró hoy que la reaparición pública de Diego Fernández de Cevallos tiene como propósito revivir la alianza entre priistas y panistas.

En entrevista luego de un mitin en el municipio de Acolman --en el marco de la “Gira por la lealtad” para promover a Alejandro Encinas como aspirante al gobierno mexiquense, el excandidato presidencial tachó al jefe Diego de ser parte “de la mafia en el poder”.

“El desea con el corazón que la alianza vuelva a darse como ha sido siempre: PRI y PAN. Nosotros tenemos otras razones para negarnos, porque consideramos que la mafia en el poder quiere que regrese el PRI a la Presidencia, que sería como el retorno de Antonio López de Santa Anna”, quien en el siglo XIX gobernó el país en once ocasiones.

El político tabasqueño sostuvo que la misma mafia en el poder está impulsando las alianzas entre perredistas y panistas, ya que es como “reeditar” el 2000, cuando se llamó al “voto útil” con el argumento de que lo más importante era la salida del Revolucionario Institucional de Los Pinos.

 “Pero no deja de ser lo mismo. Es gatopardismo”, expresó López Obrador y afirmó que a este juego se prestan los dirigentes del PRD, a quienes calificó de “traidores” del partido, pues trastocan los principios del perredismo.

Luego refrendó su rechazo a una eventual alianza en el Estado de México entre PRD y Acción Nacional.

“Vamos por un camino del todo nuevo. Vamos con nuestro movimiento. No vamos con los mafiosos, y consideramos que es un acto de traición a los principios del PRD, desde luego lo entiendo porque los dirigentes del PRD tienen un acuerdo con Felipe Calderón”, acusó.

“Los considero traidores a los principios del PRD porque no lo fundamos para ser un partido alcahuete, palero de la mafia del poder. Lo fundamos para transformar este país”, indicó.

E tanto, Encinas comentó, ya en Tezoyuca, que cada partido debe seguir sus lineamientos dependiendo de sus ideologías, sus candidatos y sus principios. En pocas palabras, apuntó, “cada chango a su mecate”.

Respecto de la manta que este día exhibió en la Cámara de Diputados el petista Gerardo Fernández Noroña, en que se repudia el supuesto alcoholismo del presidente Calderón, Encinas dijo que nadie debe limitarse la libertad de expresión en la tribuna.

“Yo no puedo reconvenir a ningún diputado por sus opiniones personales”, aclaró.

Y sobre las declaraciones del secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, en las que calificó a Encinas de “esquizofrénico” por buscar la candidatura al gobierno mexiquense, el también coordinador de los diputados federales perredistas dijo que no entrará en una polémica con un funcionario que sólo busca atraer los reflectores y a quien no reconoce como un interlocutor válido para discutir asuntos que competen a los partidos políticos.

Más tarde, en San Salvador Atenco, López Obrador y Encinas rememoraron la represión sufrida por los pobladores en 2001, cuando el entonces presidente Vicente Fox pretendió construir en esa comunidad un aeropuerto alterno y encontró la resistencia de los ejidatarios.