Corrupción en México frena acciones contra el narco: ONU

martes, 1 de marzo de 2011

MÉXICO, DF, 1 de marzo (apro).- La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), un órgano supervisor de Naciones Unidas en la materia, destacó en un reporte que la corrupción frena las acciones para combatir el tráfico de drogas en México.
El informe anual 2010 de la JIFE, que se difundirá este 2 de marzo a escala internacional y que hoy se adelantó en Colombia, advierte que “la policía y otras dependencias de ejecución de la ley, en los planos estatal y municipal, se ven expuestas a amenazas y son sobornadas por los cárteles”.
El organismo de ONU reconoció que el gobierno mexicano está combatiendo la corrupción de los agentes policiales y funcionarios públicos en general, incluso verificando sus antecedentes y, de ser necesario, adoptando medidas para despedirlos o detenerlos.
Sin embargo, el reporte advierte que los cárteles mexicanos fortalecieron su posición como distribuidores de droga en Estados Unidos, en particular en la Costa Este, a expensas de los colombianos.
“Las organizaciones de traficantes de drogas radicadas en México dominan la oferta ilícita a granel de cocaína, heroína y metanfetamina en Estados Unidos, e intervienen considerablemente en la oferta ilícita de cannabis (mariguana). Las organizaciones de traficantes con base en México fortalecieron su posición como principales proveedores de drogas ilícitas a granel en Estados Unidos, en particular en la región oriental del país, en la que había venido disminuyendo la influencia de los cárteles colombianos”.
Asimismo, los cárteles mexicanos incrementaron su cooperación con bandas delictivas de Estados Unidos. En 2009, “la distribución de drogas ilícitas a nivel medio y minorista en la Unión Americana se hallaba en gran medida bajo el control de unos 20 mil pandillas callejeras”.
La JIFE también destaca que los narcotraficantes mexicanos han ido relegando a los colombianos en el tráfico de heroína a Estados Unidos.
Más aún, resalta el reporte, “hay indicios de que en México se está fabricando ilícitamente heroína blanca (de mayor pureza) y que se distribuye una mezcla de heroína mexicana y sudamericana. México es el tercer país de origen en el mundo de opio producido ilícitamente. La superficie total de cultivo ilícito de adormidera erradicado en México aumentó de 13 mil 95 hectáreas en 2008 a 14 mil 753 hectáreas en 2009”.
Asimismo, se reporta que las alianzas con las organizaciones mexicanas permitieron a los minoristas ampliar sus actividades de distribución de drogas ilícitas a las zonas más rurales y suburbanas, a costa de los traficantes de drogas independientes y los pequeños grupos delictivos nacionales.