Exmiembro de las fuerzas armadas de EU vinculado al asesinato de Zapata

jueves, 10 de marzo de 2011

MEXICO, DF, 10 de marzo (apro).- El Departamento de Justicia de Estados Unidos confirmó que uno de los tres hombres detenidos en Dallas, Texas, vinculado con el asesinato del agente federal Jaime Zapata en San Luis Potosí, formó parte de las Fuerzas Armadas estadunidenses.
    En una declaración emitida este miércoles ante el juez federal del caso, Valeria Rojas, exesposa de uno de los detenidos, identificado como Ranferi Osorio, de 27 años, aseguró que éste permaneció ocho años en el Cuerpo de Marina de Estados Unidos y prestó servicios en Irak y Afganistán antes de retirarse en 2009.
    Más aún, sostuvo que Ranferi Osorio mantenía a su familia mediante la compra y venta de armas de fuego, pero carecía de licencia o autorización para ese tipo de comercio.
    La mujer testificó ante el juez federal Paul D. Stickney para apoyar los argumentos del abogado defensor Michael Levine de que Osorio, padre de dos hijos, no constituía un riesgo de fuga y debía ser dejado en libertad a la espera de su juicio.
    El juez disintió y declaró que Osorio sí representaba un peligro para el público, por lo que le negó la libertad bajo fianza.
    Ranferi Osorio, al igual que su hermano menor Otilio, de 22 años, está acusado de poseer armas de fuego con números de serie alterados.
    El tercer detenido es el afroamericano Kevin León Morrison, de 25 años, acusado de hacer falsas declaraciones a agentes federales en relación a la compra y venta de armas.
    Otilio y Morrison comparecieron ante el juez el lunes 7 y el magistrado les negó también el derecho a la libertad bajo caución.
    Los Osorio y Morrison fueron detenidos el pasado 28 de febrero en un suburbio del sur de Dallas por agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), al detectarse que estaban ligados a una de las pistolas usadas en el homicidio de Zapata, agente de la Oficina de Servicios Migratorios y Aduanales (ICE, por sus siglas en inglés), abatido por presuntos sicarios de Los Zetas en una carretera de San Luis Potosí.
    Según reportes de la ATF, Otilio Osorio adquirió la pistola Romarm-Cugir modelo Draco de 7.62 milímetros, una de las tres usadas en el homicidio de Zapata.
    La ATF precisó que los Osorio y Morrison adquirían armas en forma legal mediante compras de menudeo en las armerías de los suburbios de Dallas, para luego revenderlas a cárteles del narcotráfico tras borrar de ellas los números de serie que las identificaban.     El 25 de febrero pasado el caso tomó un curso inesperado cuando los agentes de la ATF en Dallas fueron notificados de que uno de los números de serie de una de las pistolas usadas en el homicidio de Zapata estaba relacionado con Otilio Osorio.
    La ATF decidió entonces proceder y los tres sospechosos fueron detenidos tres días después, en Lancaster, un suburbio del sur de Dallas.
    Como se recordará, el 15 de febrero anterior el agente Zapata y su compañero Víctor Ávila fueron atacados a balazos cuando circulaban por una carretera del estado de San Luis Potosí. Zapata falleció en el ataque y Ávila resultó lesionado.