Sobrevive alcalde de García a segundo atentado: 40 pistoleros lo emboscan

martes, 29 de marzo de 2011

MONTERREY, N.L., 29 de marzo (apro).- El alcalde del municipio de García, Jaime Rodríguez Calderón, sobrevivió ileso a un nuevo atentado a balazos, el segundo en un mes.
    De acuerdo con el alcalde, al menos 40 hombres que viajaban a bordo de 15 camionetas pretendieron ejecutarlo en una colonia del municipio, en una balacera que duró unos 20 minutos.
Dos de sus escoltas resultaron lesionados en la refriega y ya son atendidos en nosocomios locales, dijo el mismo edil, quien atestiguó que por lo menos 5 de sus agresores fueron alcanzados por las balas. Extraoficialmente, se dijo que uno de los escoltas perdió la vida mientras recibía atención médica.
El primer atentado que sufrió el alcalde Rodríguez Calderón ocurrió el pasado 25 de febrero, al mediodía, cuando un grupo de pistoleros atacó la camioneta en que viajaba; sus escoltas repelieron la agresión y dieron muerte a tres atacantes; dos sicarios fueron detenidos. Tres días después, dos elementos del equipo de seguridad del edil fueron atacados a balazos sin que se registraran víctimas.
Esta noche, el alcalde reportó que a las 19:00 horas salió de la colonia Valles de Lincoln, a donde acudió a supervisar obras comunitarias; y se enfilaba por la avenida Lincoln, en García, cerca de  los límites con Monterrey, al poniente de la ciudad capital, cuando unas 15 camionetas se le emparejaron y comenzaron a dispararle a su camioneta blindada y a las otras dos que ocupaban sus ocho escoltas.
Señaló que unos 40 pistoleros con armas largas destrozaron las llantas de las dos camionetas que tripulaban sus guardias y ocasionaron que se detuvieran. Los escoltas, algunos de los cuales, según ha trascendido, tienen formación militar, repelieron el ataque parapetados en sus unidades destrozadas por los balazos.
Rodríguez Calderón dijo que le ordenó a su chofer que regresara por sus escoltas, quienes de esta manera se cubrieron en la camioneta con blindaje de nivel 5, la misma en el que viajaba durante el atentado pasado, según relató.
Después de repeler la agresión y tras unos 20 minutos de intenso tiroteo, los pistoleros huyeron.
El alcalde y los integrantes de su séquito de seguridad se trasladaron en la camioneta blindada a las instalaciones de la Cruz Verde de García para que los afectados recibieran los primeros auxilios.
“Me dio mucho coraje no tener poder de fuego para responder y terminar de una vez con esto”, manifestó el alcalde priista, quien tras el primer atentado dijo que ya había perdido el miedo a la delincuencia organizada.
Dijo que tuvo que enviar a sus hombres lesionados de bala a hospitales de Monterrey en ambulancias sin protección policíaca, pues no recibió apoyo inmediato.
“Fue contra mí otra vez. Pasó de nuevo como la vez pasada, me siguieron de frente y de lado nos rafaguean (sic); me regreso de nuevo por los escoltas, nos tumban dos y eran como unas 40 gentes en 15 vehículos”, dijo el edil, quien se quejó de la policía estatal porque no detectó el convoy de camionetas de reciente modelo en el que iban los hombres armados que lo atacaron.
En calles cercanas al lugar de los hechos fueron encontradas abandonadas y con impactos de bala, varias camionetas en las que, se presume, se transportaban los pistoleros que perpetraron el atentado.
Tras esta nueva agresión, Rodríguez dijo que pedirá que se coloque una posición militar en su municipio para seguridad de la población.
Rodríguez ha señalado que no renunciará a su puesto en el municipio y que trabajará para erradicar a los grupos del crimen organizado que operan en esa localidad ubicada, a 20 kilómetros del centro de Monterrey.

Comentarios