Aprueban diputados tipificar robo de combustible

jueves, 3 de marzo de 2011

MÉXICO, DF, 3 de marzo (apro).- Por mayoría de votos, la Cámara de Diputados aprobó tipificar la “ordeña” a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) como delincuencia organizada y robo calificado, además de considerar el robo de combustible y derivados como delito grave.
    Los cambios propuestos por la Comisión de Justicia que preside el priista Humberto Benítez Treviño fueron avalados por el pleno con 386 votos a favor.
La minuta que llegó del Senado de la República será devuelta a esta Cámara de origen para aceptar los cambios hechos; posteriormente, tendrá que ser publicada en el Diario Oficial de la Federación para su puesta en vigor.
    Al hablar a favor de los cambios, el diputado por el Estado de México reveló que el robo a los ductos de Pemex asciende a 8 mil barriles diarios, lo que representa unos 800 mil dólares cada día.
    “¿Sabían ustedes que con esta actividad ilícita se atenta contra la seguridad de los mexicanos, ya que el uno por ciento del petróleo que se extrae, carece de medidas de seguridad y pone en riesgo a toda la población?”, dijo.
    Y todavía más, el priista destacó que en el sexenio de Felipe Calderón el robo se ha incrementado casi al doble en sólo dos años.
    “Este delito ha ido in crescendo en los últimos tiempos. De 42% del robo de petróleo en 2008, ha ascendido a 75%”, detalló.
    Antes, el también legislador del PRI, Arturo Zamora de Jalisco, dijo que el robo de hidrocarburos le genera a la paraestatal una pérdida de 15 millones de dólares.
    Zamora dijo que los cambios implican modificaciones al Código Penal Federal, el Código Federal de Procedimientos Penales, Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y Ley Federal para Combatir la Delincuencia Organizada.
    Detalló que ahora se sancionará con pena de 3 a 10 años de prisión a quienes sustraigan o aprovechen hidrocarburos de las instalaciones petroleras.
“Se sancionará a las personas que posean de manera ilícita combustible, no solamente con la privación de la libertad, sino que se establecerá como delito grave y sobre todo como delito de la delincuencia organizada. También se sancionará con pena de 3 a 6 años de prisión a los expendedores de gasolina o diesel que con conocimiento entreguen una cantidad menor a la que se hace en la operación de compra-venta”.
    Finalmente, todos los partidos coincidieron en que el robo de combustible daña a la nación y pone en peligro a la ciudadanía, genera competencia desleal y provoca corrupción institucional y social. Por esto, todas las fracciones avalaron las nuevas sanciones.