Abren mina "La Dificultad" como museo de sitio

viernes, 15 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 13 de abril (apro).- Con la mira puesta en la remota posibilidad de que Real del Monte y algunos sitios aledaños a Pachuca, Hidalgo, sean declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, la mina “La Dificultad”, propiedad de las familias Ancira Elizondo y Autrey Maza, fue restaurada y habilitada como museo de sitio, cuya inauguración se realizará el próximo 13 de mayo.

Operada por la Compañía Real del Monte y Pachuca, la mina –fundada en 1824– sigue siendo explotada a 150 metros bajo tierra, pero sobre la superficie, las instalaciones que antes albergaron las maquinarias para su funcionamiento se han transformado para funcionar ahora como museo.

Así lo informó en rueda de prensa Belem Oviedo, directora de la Asociación Civil del Archivo Histórico y Museo de Minería, creada en 1987. Según Oviedo, la agrupación también ha rescatado otros sitios, donde ahora se encuentran el Museo de Minería, en Pachuca, primero en su tipo, inaugurado en 1993; el Centro Cultural Nicolás Zavala/Museo de Medicina Laboral, que funcionó como hospital para los trabajadores de las minas desde 1907 y hasta finales del siglo XX, y el Museo de Sitio “Mina de Acosta, ambos en Real del Monte.

Además, se encarga de la preservación, conservación y rescate del Archivo Histórico (donde se reúnen testimonios de 1616 a 1975), que comenzó a recuperarse a partir de 1987. El Archivo cuenta con biblioteca, hemeroteca, fototeca, publicaciones especializadas en el tema minero, un centro de cultura y espacios para exposiciones plásticas, históricas y de otros temas culturales en general.

Oviedo explicó que la Asociación se ha encargado de dotar de materiales a los diferentes espacios, para lo cual ha ido adquiriendo piezas y maquinarias antiguas que incluso “estaban listas para venderse como chatarra”.

Los distintos espacios dan cuenta de la historia de la minería en la región, que comenzó hace siglos con los gambusinos. Según documenta el catálogo del Museo de Medicina, en 1824 llegaron a la región de Real del Monte y Pachuca inversionistas ingleses, “animados por los relatos del científico alemán Alexander Von Humboldt y las negociaciones de Lucas Alamán, ministro del Exterior”.

Tras un tiempo de no obtener ganancias, deciden vender las propiedades a la Sociedad Aviadora de Minas de Real del Monte y Pachuca, encabezada por los mexicanos Nicanor Béistegui, Manuel Escandón y Alejandro Bellangé, que lograron hacer del sitio el segundo en producción de plata a nivel nacional. Una crisis a fines del siglo XIX les hizo vender a la United States Smelting Refining and Mining Company.

En “La Dificultad” se encontraba desde finales del siglo XIX la máquina de vapor más potente del país, que permitía desaguar Clave de San Ignacio y otras minas de la región. Era una máquina de 580 caballos de vapor fabricada en Chemnitz, Alemania, y para su instalación vino personal especializado desde el vecino país.

Como museo de sitio, “La Dificultad” no sólo mostrará parte de la historia minera de la región y el país, sino el tránsito de la tecnología de vapor a la electricidad.

Oviedo, quien destacó que este será un nuevo atractivo de la región, afirmó que actualmente los museos representan un “importante apoyo en el nuevo perfil económico de Real del Monte, y baste “decir que en 2010 se recibieron poco más de 50 mil visitantes”.

Y puso énfasis en que la región, con sus diferentes espacios culturales y naturales, reúne todos los elementos para ser inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, en la categoría de patrimonio industrial.

Olga Orive, presidenta del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS-México), organismo adyacente a la UNESCO, quien estuvo como invitada en la rueda de prensa, aclaró que para ello habrá que lograr primero que se incluya en la Lista Indicativa elaborada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Como sea, ambas funcionarias confirmaron la presencia de Patrick Martin, presidente de The International Committee for the Conservation of the Industrial Heritage; Gustavo Araoz, presidente Internacional de ICOMOS, y Ciro Caraballo Perichi, coordinador de la Secretaría de Cultura de UNESCO en México.

Comentarios